Si se suspendió el curso escolar en el actual escenario, no es para que nuestros niños y jóvenes ahora estén en las calles; es para que permanezcan en las casas, con toda la responsabilidad y el compromiso que por parte de la familia eso entraña, insistió el Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, en la tarde de este miércoles.

Al encabezar la reunión de trabajo que de manera sistemática realiza el Gobierno cubano para evaluar la actual situación que presenta el país con el nuevo coronavirus y las acciones para enfrentarlo, el Jefe de Estado valoró que hay que minimizar, tanto como sea posible, los riesgos de contagio, en lo cual consideró vital continuar promoviendo el aislamiento social de la mayor cantidad de personas. Asociado a ello, enfatizó en la urgencia de, como ya se ha indicado, evitar reuniones innecesarias en los centros de trabajo.

Estos son tiempos –dijo- de buscar alternativas y promover maneras de hacer diferentes, como el trabajo a distancia, incluso en el sistema empresarial, siempre que las labores así lo permitan.

Asimismo, acentuó principios que se deben seguir atendiendo de manera rigurosa, como el trabajo detallado en los aeropuertos, que permita detectar desde allí personas con síntomas, y el funcionamiento de los centros de aislamiento que se han ido acondicionando para que los viajeros que arriban al país cumplan con los 14 días de cuarentena establecidos.

Sobre el trabajo en las comunidades, el ministro de Salud Pública, José Angel Portal Miranda, dio a conocer que se continúan pesquisando diariamente más de tres millones 500 mil personas, de las cuales se han identificado casi 32 mil con sintomatologías respiratorias y casi su totalidad ha sido atendida por el médico de la familia.

Que en todos los lugares se siga el protocolo establecido para realizar los pesquizajes constituye uno de los principales retos para nuestras instituciones de salud y áreas de atención, subrayó Portal Miranda. El trabajo que como parte de estas acciones se realice –refirió- es fundamental también para lograr aislar a tiempo a quienes puedan ser identificados como contactos de personas sospechosas de portar la enfermedad o pacientes ya confirmados.

Por otra parte, el viceprimer ministro, Roberto Morales Ojeda, resaltó la importancia de garantizar a todo el personal de salud los medios necesarios para su protección. Al referirse al uso del nasobuco destacó que no solo corresponde a los trabajadores del sector, también a la población, siempre de una manera responsable y cumpliendo con las normas para su correcto empleo.

Que todo el que pueda usar el nasobuco lo haga consideró el Presidente de la República-, esa es otra manera de protegernos.

A evitar la concentración de personas fue el llamado final hecho por el Primer Ministro, Manuel Marrero Cruz. Este es el momento evaluó de evitar papeleo y colas innecesarias en los lugares donde se atiende a la población; que permanezcan solo funcionarios para cuestiones urgentes, porque en las acciones que adoptemos hoy va también la vida de nuestra gente.

 

Fuente: trabajadores.cu