En el segundo día de excavaciones que se realizan en el Lote 39 de Colonia Aborigen, en el marco de la causa judicial por la Masacre de Napalpí, el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) detectó la presencia de restos óseos que pertenecerían a una sola persona. Las pesquisas continuarán en el lugar por alrededor de 50 días.

WhatsApp-Image-2019-09-11-at-08.07.43-696x522El Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) detectó este martes la presencia de restos óseos humanos en las excavaciones realizadas en el Lote 39 de Colonia Aborigen. El hallazgo surgió de las pesquisas que se realizan en el lugar en el marco de la investigación judicial sobre la Masacre de Napalpí como crimen de lesa humanidad.

“Me comunicaron que se hallaron restos óseos y se estaría disponiendo el traslado de los restos a un lugar seguro a disponer aun”, confirmó a Canal 9 el Juez Federal subrogante, Miguel Aranda. El magistrado se mostró sorprendido con la rapidez con la que se encontraron los vestigios de cadáveres en el lugar y explicó que lo encontrado “se correspondería a los restos de una persona”.

En este sentido, indicó que es muy probable que se encuentren más restos y es por eso que se prevé encontrar un lugar “más grande” para poner a resguardo las pruebas encontradas. “El trabajo se va a prolongar por un mes o por cuarenta días en esta primera etapa y de ser necesario se va a continuar a posteriori”, anticipó el juez.

La investigación

71003043_2446900805557270_2733467472375054336_nCabe recordar que la Fiscalía Federal lleva adelante una investigación sobre los hechos históricos conocidos como la Masacre de Nalpalpí ocurrida en el año 1924 con el criterio de que constituyen crímenes de lesa humanidad y el Estado Nacional tiene la obligación de juzgarlos en función de los compromisos asumidos ante la comunidad internacional.

La investigación logró reunir los testimonios del sobreviviente como Pedro Balquinta y Rosa Grilo y de los hijos de las sobrevivientes Melitona Enrique, Mario y Sabino Irigoyen y de Rosa Chara.

Así también el trabajo de investigadores e historiadores sobre Napalpí y Genocidio Indígena como Mariana Giordano, Marcelo Musante, Lena Davila, Pedro Solans, Juan Chico, Alejandro Covello, Darío Aranda y Marcelo Valko, entre otros.

Asimismo los informes y documentación del Ministerio del Interior y de Defensa de la Nación, del Archivo del Congreso Nacional, del Archivo Histórico del Chaco, del Superior Tribunal del Chaco, del Aero Club Chaco, del periódico el Heraldo del Norte y materiales de Robert Lehmann- Nitsche del Instituto Iberoamericano.

Con las excavaciones se daría por concluida la investigación y la Fiscalía requerirá al Juzgado Federal, la apertura de un Juicio por la Verdad -al no existir imputados con vida-, con la pretensión de que sea oral y público y con el objetivo de que se dicte una sentencia que reconstruya la verdad de lo sucedido y establezca las responsabilidades pertinentes.