Pleno de la Asamblea aprueba que Ecuador deje la Unión Sudamericana de Naciones

Es un hecho.unasur.jpg_1718483347 Ecuador abandona la Unión Sudamericana de Naciones (Unasur) luego que el Pleno de la Asamblea Nacional aprobará con 79 votos afirmativos la Denuncia del Tratado Constitutivo del organismo regional.

Al momento, siete de los 12 países que conformaban la institución lo abandonaron, sin embargo, Venezuela, Bolivia, Uruguay, Guyana y Surinam no se han pronunciado. El informe presentado por la Comisión de Soberanía y Relaciones Internacionales recogió las observaciones de autoridades del Ministerio de Relaciones Exteriores, académicos y del exsecretario del organismo, Ernesto Samper, quien si bien no acudió ante la mesa legislativa emitió su pronunciamiento por escrito.

Una vez analizada la Denuncia al Tratado Constitutivo se concluyó que hubo incumplimiento del objetivo del Tratado de Unasur, cuya finalidad era construir de manera participativa y consensuada, un espacio de integración y unión en diferentes dimensiones. Además, se estableció que si siete países ya abandonaron el ente regional no se puede hablar de integración latinoamericana.

En el informe también se expuso que su debilidad y la cooptación ideológica generaron que la estructura institucional de Unasur, no obtenga resultados tangibles para la ciudadanía y no se puedan cuantificar los beneficios que traían las reuniones de autoridades de gobierno para las poblaciones vulnerables, las empresas, o cualquiera de los demás sectores sociales.

Se mencionó, además, que es inviable continuar en este organismo, ya que las causas de la parálisis de la entidad se encuentran en las diferencias políticas, la burocracia y el esquema rígido, lo que impide a los países nombrar a un sucesor para la Secretaría General.

Debate

Durante el debate, la mayoría de exposiciones se centraron en que la Unasur no dejó resultados concretos ni beneficios para el Ecuador. Los legisladores coincidieron que el objetivo integrador se incumplió, además, hablaron de que la institución está acéfala por más de dos años.

Las críticas se centraron también en la inversión de la sede de Unasur, ubicada en San Antonio de Pichincha. Los asambleístas dijeron que ese dinero pudo solventar problemas sociales como educación, atención a grupos vulnerables y salud. Así mismo, quienes forman parte de la Comisión de Soberanía y Relaciones Internacionales, ratificaron que sí hubo debate durante la elaboración del informe, esto ante las críticas de legisladores que se oponen a la salida de Ecuador del organismo regional.