De Jujuy a Tierra del Fuego, la CTA Autónoma junto a los movimientos sociales CTEP, CCC, Barrios de Pie, el FOL, el Frente Darío Santillán y la FeMPINRA ganaron ayer las calles para exigir que se apruebe la Ley de Emergencia Alimentaria.

37c4e9a3-f158-496c-8149-ad12b9dc96f6En el día de ayer, en la Ciudad de Buenos Aires, unos 250 mil trabajadores y trabajadoras se movilizaron al Ministerio de Desarrollo Social, mostrando una vez más la unidad de la clase trabajadora y exigiendo la implementación de la Ley de Emergencia Alimentaria, una prórroga de la Ley de Emergencia Social, aumento del Salario Social Complementario y convocatoria al sector de la denominada economía popular al Consejo del Salario, entre otros reclamos.

Ricardo Peidro, Secretario General de la CTA Autónoma, desde la concentración en Independencia y 9 de Julio, dijo a ACTA: “Estamos en otro día de lucha, ganando las calles, conjuntamente con los compañeros y las compañeras de las organizaciones de la economía popular y de las organizaciones populares, tanto de nuestra Central como con las que venimos construyendo unidad contra este plan de ajuste y dando las propuestas que tenemos como Central, que ningún salario puede estar por debajo de la canasta básica, de la línea de pobreza y por la incorporación de los compañeros de la economía popular a ese Consejo del Salario por lo que nos volveremos a movilizar este viernes 30”.

Por su parte, en representación de la Federación Nacional Territorial, su Coordinador Nacional Omar Giuliani, dijo: “Nuevamente salimos a la calle en un marco de unidad con las demás organizaciones sociales y sindicales porque estamos ante una situación muy compleja: un gobierno que se está yendo, que viene derramando pobres por el tobogán, un Partido que ganó en las PASO pero que todavía no asumió. Los que venimos padeciendo el hambre y las dificultades somos los sectores populares, las pibas, los pibes, las mujeres, los jubilados”.

“Tenemos más de 6 millones de niños y niñas bajo la línea de pobreza y es por eso que hoy vinimos a plantear la emergencia alimentaria y que no queremos más el plan económico del FMI pero también venimos a avisarles a aquellos que vengan que no estamos dispuestos a sostener una política de hambre, por lo tanto la realidad, la complejidad de la situación que vivimos requiere de quienes gobiernan actualmente y los que vengan, resuelvan el problema del hambre”, añadió.

Acto unitario en Desarrollo Social

Bajo un sol primaveral, en las puertas del Ministerio de Desarrollo Social, se realizó un multitudinario acto conjunto. Allí Piri, del FOL, celebró la jornada de lucha: “Que tiene una consigna muy clara: contra el hambre y el FMI, los humildes nos movilizamos para que el gobierno nos dé respuestas a nuestras legítimas demandas. Queremos enviar un abrazo al heroico pueblo chubutense, que están movilizando defendiendo lo qué hay que defender. Desde acá, los respaldamos en la lucha. Estamos junto a nuestras compañeras, que no se resignan y le ponen el cuerpo a nuestros comedores. Se han fugado millones, y para quebrarlos hace falta audacia y mucha lucha, hasta que el Fondo se vaya”.

El segundo orador fue de la CTA Autónoma, su Secretario Adjunto, Cachorro Godoy, quien dijo que “La mejor manera de defender la democracia es tomando las calles y expresar la voluntad del pueblo argentino. El 11 de agosto la voluntad del pueblo dijo chau Macri, chau FMI, basta de ajuste y saqueo, y abrió una etapa de esperanza. Hay que instalar como primer orden de prioridad que pare la fuga de capitales, se llevan la riqueza de nuestro país y multiplican la pobreza en nuestro país. Hay que instalar también la importancia del hambre y el Congreso Nacional debe aprobar la Ley de Emergencia Alimentaria”.

“Los grupos de poder saquean nuestra riqueza, devalúa la moneda, agudizan la recesión. Por, eso ganemos las calles, junto a todo el movimiento popular, las pequeñas y medianas empresas, el campesinado, unamos nuestras fuerzas para frenar el hambre y abramos un tiempo de democracia plena donde los que estemos en las calles seamos convocados a discutir y aplicar un plan de Gobierno que sea la antítesis de la del FMI y que esté basado en el trabajo, la producción, la soberanía y la justicia.”, agregó Cachorro y ratificó la movilización del viernes al Consejo del Salario: “que ningún Salario Complementario, que ningún Salario Mínimo esté por debajo de los 32 mil pesos”.

En representación de los sindicatos enrolados en la Federación Marítima Portuaria y de La Industria Naval de La República Argentina (FeMPINRA), trajo el saludo Juan Carlos Smith: “Estamos para reafirmar los vínculos con los sectores más empobrecidos del país, para enviar un SOS porque hay gente de nuestro pueblo que no saben si hoy van a comer, si mañana van a tener educación y sufren escarnios para que atiendan su salud. Los intereses económicos, los formadores de precios, los grupos financieros pongan las barbas en remojo, porque vamos a llenar las calles. Visibilizar a las compañeras que están al frente de los comedores populares y de las asistencias sociales. Se habla de PBI, de deuda, de riesgo país, y ¿dónde figura el sacrificio y la entrega de estas mujeres?

“También vamos a reivindicar las organizaciones populares. Este país sería inviable si las organizaciones no se hubiesen puesto al hombro la Emergencia social. Es cierto que las urnas le han puesto un freno a este modelo, pero nosotros queremos una democracia plena y el hecho de estar movilizados nos convierte en protagonistas. Hay que abrir la puerta a los trabajadores de la economía popular. Hay que sentar a un compañero en el Consejo del Salario.”, finalizó Smith.

Dina Sánchez, del frente Dario santillan, fue la siguiente oradora: “Hoy volvemos a ser miles y miles en la 9 de julio y no solo en Buenos Aires, sino a lo largo y ancho de todo el país. Volvemos a salir en unidad para decirle a este gobierno que escuche nuestros reclamos, que escuche a los trabajadores y trabajadoras de la economía popular, que la emergencia alimentaria que estamos viviendo de nuestros barrios no se aguanta más. Y para decirle que tenemos que ser parte del Consejo del Salario Mínimo, Vital y Móvil, que Macri atienda la pobreza y el hambre que se está viviendo en nuestro país. “El momento de dar respuestas inmediatas es ahora. Vamos a seguir luchando y esperando respuestas. Vamos a seguir en unidad poniendo el cuerpo, el alma y el corazón a todas las luchas”.

b0fb0623-3238-4e4d-97cf-67ec9a3d4390Unidad de las y los que luchan

Daniel Menéndez, de Somos Barrios de Pie, afirmó: “Estamos en una situación de mucha angustia, pero también de mucha esperanza. Hace unas semanas realizamos otra multitudinaria movilización, el 7 de agosto, que ya sabíamos que era el último con MM al gobierno y ahora ya sabemos que será así. En un país con justicia, estos tecnócratas deberían irse a la cárcel. Funcionarios que han comprometido el hambre del pueblo en favor de sus negociados. Hoy, la unidad de los movimientos populares ha inundado el país de pueblo y con demandas concretas han puesto el verdadero problema que tiene nuestra sociedad, que no es el dólar, sino de cómo se da respuestas al hambre, cómo se garantizan los ingresos de las familias, las jubilaciones, etc. Por eso el pueblo le dio la espalda de manera categórica”.

Por la Corriente Clasista y Combativa, habló Juan Carlos Alderete: “Macri sufrió un duro golpe el 11 de agosto y aún sigue aturdido, porque se levantó malhumorado y subió el dólar. Hizo una devaluación enorme que la sufren los trabajadores. No dicen nada esos sectores que se benefician con la suba del dólar y la devaluación. El Presidente y su gabinete, ese lunes hicieron grandes ganancias. Este pueblo, como se expresó el 11 de agosto, está hoy en la calle. El presidente hizo convocar a esa movilización del sábado para tratar de recuperar votos, para seguir en el poder y seguir beneficiando a los poderosos. Tienen el apoyo de Trump, de Bolsonaro y del FMI pero el pueblo le está diciendo basta con esta catástrofe social. La política que beneficia a los ricos y poderosos y perjudica al pueblo tiene que parar. Por eso el 27 de octubre debemos darle un golpe más fuerte a la política neoliberal, para que esta gente no vuelva más a dirigir este país”.

Cerró el acto, Esteban “Gringo” Castro, de CTEP, “El 7 de agosto dijimos que techo, tierra y trabajo son derechos sagrados de nuestro pueblo, que nadie los puede tocar. Por esos derechos podemos orar y podemos pelear. Para este gobierno esos derechos son solo para algunos y en ese marco está nuestra lucha. Para nosotros son sagrados y para todos y todas. Por eso esta lucha. Saben lo que están haciendo sufrir a los más humildes: El FMI, el capital financiero, todos esos grupos económicos que no les conocemos la cara trabajan contra nosotros y este Gobierno es la expresión de ellos. Es una política de exterminio. Cuando un jubilado no puede comer, se muere. Cuando una piba o un pibe no pueden comer, se muere. Vamos a estar en la calle para revertir eso. Tenemos pliego de 6 leyes que condensa las necesidades de las y los trabajadores de la economía popular y tiene que ser con el acompañamiento del movimiento obrero organizado”.