El Gobierno de México condenó, a través de la institución para la igualdad de género, el acoso y hostigamiento sexual en el marco del movimiento feminista MeToo. Esta acción fue atendida por pedido del presidente Andrés Manuel López Obrador.

disexo_sin_txtulo_x31x.jpg_1718483347El comunicado de la institución gubernamental dice: “En el marco del movimiento feminista #MeToo, que está a favor de escuchar la voz de miles de mujeres que presuntamente han sufrido acosohostigamiento y/o violencia sexual, el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) condena dichos actos”.

La entidad federal exhorta a las víctimas a “denunciar ante las autoridades competentes, para que estos hechos sean investigados, sancionados, se repare el daño causado y no se vuelvan a repetir, evitando con ello la impunidad“. El texto también hace un llamado “a respetar la presunción de inocencia y el debido proceso en todos los casos”.

Inmujeres plantea actuar de manera diligente, imparcial, con perspectiva de género y respeto a los derechos humanos, evitando procesos de revictimización, para que cada día más mujeres violentadas tengan confianza en la denunciaoficial. Esta postura fue emitida luego de que López Obrador expresara que este tema “debe atenderse”.

El presidente mexicano exhortó a la institución a participar en el debate, al responder la pregunta de un periodista sobre el impacto de una nueva oleada del movimiento MeToo en MéxicoMeToo, que apunta a visibilizar los casos de acoso abuso sexual, logró a nivel local la destitución del director de un medio, la cancelación de la presentación de un libro y la separación de un guitarrista de su grupo.

Pero la polémica creció con el suicidio de Armando Vega-Gil, bajista de la banda mexicana Botellita de Jerez, quien antes de quitarse la vida publicó una carta en la que sostenía su inocencia tras ser acusado en forma anónima en una cuenta de Twitter (@metoomusicamx) de acoso a una menor años atrás.

Al referirse al acoso sexualLópez Obrador aseguró que es un tema que se está debatiendo, sobre cómo actuar evitar y prevenir, y cómo también salvaguardar la dignidad de las personas, tanto del que acusa como del acusado.

Por su parte, Inmujeres difundió un “Protocolo para la Prevención, Atención y Sanción del Hostigamiento y Acoso Sexual” como mecanismo para que las mujeres agraviadas cuenten con una herramienta para poner fin a estas formas de violencia.