El departamento de Sacatepéquez continúa hoy en alerta, después de tres temblores en el área ocurridos este domingo, el último de ellos, de 3,3 en la escala de Richter.

SismoEl tercero ocurrido la víspera, a las 19:32 hora local, tuvo su epicentro a 39 kilómetros al suroeste de Sacatepéquez sin que se registraran pérdidas, solo temor en sus habitantes, quienes también miran con preocupación el incremento de las explosiones del vecino volcán de Fuego.

Según boletines del Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh), en los últimos cuatro días ocurrieron 48 sismos, de ellos, cuatro sensibles también en Escuintla, la capital y Chimaltenango.

La mañana del domingo se sintieron dos, uno de 3,8 y otro de 3,9 en la escala de Richter, sobre todo al sureste de Antigua Guatemala, con una profundidad de 10 kilómetros.

Especialistas afirmaron que los eventos ocurridos ayer no guardan relación con los de principio de semana, considerados como un enjambre sísmico.

Los guatemaltecos no se acostumbran a las constantes explosiones del coloso de Fuego, sobre todo desde el 3 de junio del pasado año, cuando provocó casi 200 muertos y 1,7 millones de damnificados.

Aún muchos se encuentran en casas temporales construidas por el Gobierno, que prometió entregarles mil viviendas dignas, todavía en ejecución.

El cono, ubicado entre los departamentos de Sacatepéquez, Chimaltenango y Escuintla, mantiene entre 14 y 32 explosiones por hora, entre débiles, moderadas y fuertes con avalanchas que se dirigían hacia las barrancas Las Lajas, Seca y Honda.

Ante el peligro, el Insivumeh alertó sobre una posible erupción en las próximas horas o días y llamó a la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres tomar medidas con sus delegados departamentales y alcaldes para alertar a la población y preparar condiciones ante una eventual evacuación.