El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, exigió ayer justicia contra los autores materiales e intelectuales del sabotaje continuado contra el sistema electroenergético nacional perpetrado desde el jueves último.

MaduroEn una alocución en cadena nacional desde el Palacio de Miraflores (sede del Ejecutivo), el mandatario informó que resultaron capturados dos individuos en el intento de sabotear el sistema de telecomunicaciones de la central hidroeléctrica Simón Bolívar (El Guri), y se encuentran bajo investigación.

El Estado venezolano debe actuar, debe prevalecer la justicia en Venezuela, donde se cometieron crímenes contra los derechos humanos y contra la Patria, aseveró Maduro al denunciar la implicación de sectores de la derecha opositora, apoyados por Washington, en la agresión al país.Recordó que el Gobierno de Estados Unidos tiene ‘sobre la mesa’ todas las opciones contra la nación sudamericana, ‘y una de ellas es el sabotaje al sistema eléctrico’, aseveró.

El presidente venezolano ratificó todas las órdenes a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana de apoyar todos los procesos de seguridad y protección al pueblo, de logística para el abastecimiento.

Asimismo, reiteró el llamado a la sociedad para la resistencia activa ante las dificultades asociadas a la interrupción del servicio eléctrico, ‘informando a la comunidad, compartiendo con los vecinos, que se haga presente la solidaridad’, subrayó.

‘Trabajamos intensamente para atender todas las necesidades en medio de las emergencias’, precisó el mandatario, quien destacó la postura cívica de la ciudadanía para vencer los intentos de desatar la violencia entre venezolanos.

Maduro anunció la decisión de extender por 48 horas la suspensión de actividades docentes y laborales, para trabajar durante martes y miércoles en la estabilización del servicio eléctrico en gran parte del país.

El jueves 7 de marzo resultó inhabilitada la central hidroeléctrica de El Guri mediante un ataque cibernético al sistema automatizado de control de los generadores, con afectaciones al 80 por ciento del territorio.

Desde entonces se perpetraron al menos otros cuatro sabotajes físicos y tecnológicos para impedir la rehabilitación del sistema electroenergético nacional.