Este martes será electa la cuarta mujer presidenta de la Asamblea General de la ONU, la primera perteneciente a América Latina.

1527851901_320893_1527900578_noticia_normal_recorte1.jpg_1718483347Los Estados integrantes de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) votarán este martes entre la canciller de Ecuador, María Fernanda Espinosa, y la representante de Honduras ante el organismo, Mary Elizabeth Flores, para elegir a la nueva presidenta de la Asamblea General.

De esa forma está garantizado que por primera vez en la historia una latinoamericana esté al frente de la Asamblea General de la ONU; cuya misión es dirigir los diferentes debates que se efectúan en la sede del ente supranacional en Nueva York.

“La integración, la cooperación y la unión de los pueblos son fundamentales para la convivencia pacífica y el desarrollo de las naciones”, dijo Espinosa, quien apuesta por respuestas rápidas ante situaciones emergentes y prestar especial atención a las personas de mayor vulnerabilidad.

Por su parte, Flores se ha comprometido con ampliar la atención infantil y la cooperación entre los países. “Llegó el momento de actuar para consolidar una paz y una prosperidad transgeneracional”, sostuvo la diplomática, que tiene como hoja de ruta la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

La elegida sustituirá, en septiembre, al eslovaco Miroslav Lajcak y así se convertirá en la cuarta mujer que preside la Asamblea General, tras la india Vijaya Lakshmi Pandit (1953), la liberiana Angie Brooks (1969) y la bareiní Sheikha Haya Rashed Al-Khalifa (2006).