La investigación del asesinato en Rio de la concejal de izquierda y activista Marielle Franco está a punto de concluir, afirmó este jueves el ministro brasileño de Seguridad Pública, a casi dos meses de ocurrido el crimen que conmocionó al país.

descarga“La investigación del caso Marielle está llegando a la etapa final. Creo que en breve vamos a tener resultados”, afirmó el ministro Raul Jungmann al sitio UOL.

El titular de Seguridad confirmó igualmente que el concejal y el miembro de las milicias parapoliciales a los que un presunto testigo apuntó esta semana como responsables están en el radar de las autoridades.

“Lo que puedo decir es que ellos y otros son investigados”, añadió.

Franco, una socióloga de 38 años oriunda de una favela, fue acribillada dentro de su automóvil junto a su conductor Anderson Gomes el pasado 14 de marzo, en un episodio que derivó en multitudinarias manifestaciones de repulsa pero que sigue sin resolverse.

La policía es objeto de cuestionamientos crecientes por esa falta de resultados.

Franco era una aguda crítica de la violencia policial y de las ejecuciones extrajudiciales en las barriadas pobres. Su figura como portavoz de minorías, en particular de las mujeres negras y de la comunidad LGBT, estaba en pleno crecimiento luego de que se convirtiera en la quinta concejal más votada de Rio.

El mes pasado, el propio Jungmann ya había adelantado que las milicias parapoliciales eran las principales sospechosas del asesinato.

Marielle participó en una comisión parlamentaria (CPI) que en 2008 se atrevió a desenmascarar y castigar a estos grupos hasta entonces intocables.

El miércoles, el diario O Globo publicó las declaraciones de un presunto testigo, que pidió protección, implicando al concejal Marcello Siciliano y al ex policía Orlando Oliveira de Araújo, actualmente detenido, como responsables de la ejecución.

Según su testimonio, ambos se habrían sentido irritados por las acciones comunitarias de Marielle Franco en la empobrecida zona oeste de Rio, donde Siciliano tiene intereses electorales y De Araújo dirigía una milicia.

El concejal negó todas las acusaciones el miércoles, cuando afirmó ante periodistas que estaba siendo “masacrado en las redes sociales por algo que dijo una persona cuya credibilidad es desconocida. Nunca tuve conflictos políticos [con Franco]”.

En busca de nuevas pistas sobre el crimen, la policía realizó la noche de este jueves una reconstrucción de la escena del asesinato de Franco y Gomes.

“Como todos saben no tenemos imágenes del momento en que el crimen ocurrió. En investigaciones en las que eso ocurre, la reproducción simulada se muestra como una herramienta imprescindible”, dijo el delegado de la Delegacía de Homicidios, Giniton Lajes, a los medios apostados en el lugar de la reconstrucción.

Para la recreación del crimen fueron cerradas calles aledañas al lugar, así como el espacio aéreo. Unos 200 funcionarios de la Policía Militar y el Ejército participaron en la acción.