Tanto el mandatario norcoreano, Kim Jong Un como su homólogo del sur, Moon Jae In suscribieron su compromiso por buscar la paz en la península.

2018-04-27t012249z_1_lynxmpee3q03d_rtroptp_4_northkorea-southkorea-summit.jpg_1283830853La declaración conjunta que emitieron ambas Coreas postuló que las dos naciones cesarán cualquier acción hostil entre ellas.

“Los dos líderes están anunciando solemnemente ante nuestra nación de 80 millones de personas y ante todo el mundo que no habrá más guerras en la península de Corea y empieza una nueva era de paz”, citó la declaración.

Este acuerdo fue suscrito este viernes durante el encuentro que mantuvieron ambos dirigentes.

Igualmente, tanto Pionyang como Seúl prometieron buscar la desnuclearización total de la península de Corea, así como la reducción paulatina de los arsenales para bajar la tensión militar.

“El Sur y el Norte han confirmado que su objetivo común es acometer una desnuclearización total en la península de Corea. El Sur y el Norte han acordado tomar medidas activas para cooperar con la comunidad internacional en el tema de la desnuclearización de la península de Corea”, sostiene el documento.

Además, el escrito plasmó que ambas partes firmarán un tratado de paz para finalizar formalmente la Guerra de Corea a finales de este año, 65 años después del cese de las hostilidades.

Kim Jong Un es el primer líder norcoreano que va a Corea del Sur desde 1953.

Ambos mandatarios iniciaron la primera cumbre que se celebra en 11 años entre ambas Coreas, pactando un compromiso de “sinceridad” para alcanzar la paz “como un regalo para el mundo”.

En la primera sesión del encuentro que se llevó a cabo en la Peace House y que consta de dos rondas de conversaciones, de una hora y media cada una, el mariscal norcoreano indicó que desea “iniciar un nuevo capítulo” en las relaciones con el Sur, y garantiza que “no volverá a suceder” que se incumplan acuerdos alcanzados anteriormente entre los dos países.

Por su parte, el líder norcoreano reiteró en repetidas ocasiones su voluntad de dialogar “con sinceridad y candidez” y poder conseguir buenas conversaciones que lleven a buenos resultados, a la vez que prometió que “la no implementación de lo acordado no volverá a suceder”.

Las palabras de Kim hacen supuestamente referencia a los acuerdos alcanzados entre ambos países, como el de 1992 sobre desnuclearización de la península.

Al respecto, el jefe del Ejecutivo surcoreano añadió que ambos tienen “una responsabilidad muy grande” por lo que destacó la “gran expectación por parte de todo el mundo”, además agradeció que Kim aceptara la reunión y preguntó a su invitado ¿Porque no acordamos una paz que suponga un regalo para el mundo?”.

El portavoz presidencial surcoreano, Yoon Young-chan señaló que durante la primera parte de la reunión que duró 100 minutos “hablaron sobre la desnuclearización y establecimiento de la paz en la península y sobre mejora de las relaciones” entre las dos Coreas.

2018-04-26t201526z_1129020079_rc1958c3c8d0_rtrmadp_3_northkorea-missiles-trump.jpg_161904215En rueda de prensa el portavoz explicó que “ambas partes están trabajando para resolver sus diferencias y redactar una declaración conjunta”, luego de la segunda reunión ambos líderes firmarán un acuerdo y posterior anunciaran lo pactado en el documento.

De igual manera, una reunión secreta se llevó a cabo durante el fin de semana de Pascua entre el entonces director de la CIA Mike Pompeo y el líder norcoreano.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders, hizo pública las fotos del encuentro este jueves a través de sus redes sociales.