“Es preocupante que el 90 por ciento de los asesinatos quede impune”, refiere Naciones Unidas y agrega que esta impunidad daña a toda la sociedad porque encubre la corrupción, la violación de derechos humanos, entre otros flagelos.

9228392.jpg_1718483346La Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó en 2013 una resolución que proclamó el 2 de noviembre como el Día Internacional para poner fin a la impunidad de los crímenes contra periodistas.

“Es preocupante que el 90 por ciento de los asesinatos quede impune”, asegura Naciones Unidas y agrega que esta impunidad daña a toda la sociedad dado que de esa forma, pululan mayores actos de corrupción o violación a derechos fundamentales.

Asesinatos de periodistas e impunidad en Latinoamérica

En el primer semestre de 2017 al menos 23 periodistas han sido asesinados en cinco países de Latinoamérica, mayormente por encargos pagados a sicarios para evitar que estos investigaran y revelaran la corrupción política existente en algunas entidades de poder.

Entre los países donde se han registrado estos hechos destacan: México, Guatemala, Honduras, Perú y República Dominicana.

Organizaciones narcotraficantes han sido señaladas como las responsables de la mayoría de estos crímenes. Presuntamente buscan eliminar a periodistas críticos, quienes han rechazado cualquier tipo de soborno o intimidación.

La impunidad absoluta es el común denominador en estos casos. Los comunicadores han denunciado que, en ocasiones, son sometidos a espionaje telefónico, amenazas de muerte, maltratos físicos y, en el nivel más extremo, son asesinados.

Pese a las acciones por parte del gremio, como marchas pacíficas en varios países para exigir garantías de sus respectivos Gobiernos, los comunicadores han expresado su impotencia ante la expectativa de saber quién será la próxima víctima y no poder hacer nada para evitarlo.

Crímenes contra la libertad de expresión

Uno de los casos más recientes ocurrió en Honduras el pasado 23 de octubre cuando sujetos armados asesinaron a Carlos Oveniel Lara Dominguez, camarógrafo de un medio televisivo, quien fue interceptado al salir de su casa para ir al trabajo y recibió tres disparos. Hasta la fecha se desconoce el paradero de los homicidas.

Las autoridades locales indicaron que con este hecho suman 73 periodistas asesinados desde 2003, entre dueños y empleados de medios de comunicación.

En Colombia, la comunera indígena y comunicadora de la emisora Renacer, Efigenia Vasquez Astudillo, fue asesinada el pasado 8 de octubre en un ataque del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) a la comunidad Kokonuko en Puracé, departamento del Cauca (suroeste).

Vásquez recibió dos impactos de bala, uno de ellos en el pecho. Las comunidades indígenas y organizaciones que defienden los derechos humanos exigen al Gobierno colombiano investigar y sancionar a los responsables del hecho.

El 19 de enero se registró en Guatemala el asesinato de Manuel Salvador Trujillo Villagrán, periodista de la municipalidad de San Jorge, departamento de Zacapa (nororiente), quien fue emboscado y acribillado mientras viajaba en su motocicleta en el kilómetro 149.5 de la carretera local.

El 14 de febrero fueron asesinados Luis Manuel Medina Pérez y Leónidas Antonio Evangelista Martínez, locutor y director de la emisora 103.5 FM respectivamente, en República Dominicana, por individuos que irrumpieron en la radio mientras se transmitía el programa Milenio Caliente.

México, un país peligroso para ejercer el periodismo

El asesinato más reciente de un periodista en México fue el de Édgar Daniel Esqueda Castro, 6 de octubre en San Luis Potosí (centro), tras ser secuestrado y torturado. Fue fotógrafo de temas policiales y había sido amedrentado en julio pasado por autoridades ministeriales.

El periodista Javier Valdez Cárdenas, corresponsal del diario La Jornada en Sinaloa y del semanario Riodoce, fue asesinado el 15 de mayo a los 50 años de edad. Un individuo le disparó a pocos metros de su trabajo en el centro de Culiacán.

Igual sucedió con la corresponsal de La Jornada en Chihuahua, Miroslava Breach Velducea, de 54 años de edad, quien fue asesinada de ocho disparos cuando salía de su domicilio para acompañar a su hijo a la escuela el 23 de marzo. La periodista realizaba investigaciones sobre el narcotráfico en esa entidad.

cpj-1.jpg_402949117El informe Eludir los asesinatos – Índice Global de Impunidad 2016, presentado por el Comité para la Protección a Periodistas (CPJ, por su sigla en inglés), reveló que México es el sexto país en el mundo con la mayor tasa de impunidad en casos de asesinatos de dichos profesionales.

Ante el peligro que representa el ejercicio de periodismo en México, los medios deben establecer otras formas de presentar la información, aseguran varias personas abocadas al tema.

“(Tenemos) mecanismos: prohibir algunas palabras como ‘carteles’, ‘narcotráfico”, los nombres de los grupos que operan en la zona; no (se publican) fotos ni nombres de los aludidos (…). A nivel editorial, se toman decisiones para que la información se publique y se note, pero no tanto”, explicó un periodista.