Editor's Rating

La defensora de derechos humanos, Piedad Córdoba, indicó que se debe exigir al Gobierno colombiano una investigación profunda sobre el asesinato de campesinos ocurrido en Tumaco.

piedad1.jpg_1718483347La exsenadora colombiana y defensora de los derechos humanos, Piedad Córdoba, aseguró este lunes que el presidente Juan Manuel Santos, tiene en sus manos “la decisión política” para detener los asesinatos de los líderes sociales.

“La fórmula la tiene el presidente en sus manos. Es el jefe de las Fuerzas Armadas de este país, es el que tiene la decisión política de parar estos asesinatos de líderes y lideresas sociales”, aseguró Córdoba durante una entrevista en el programa Es Noticia, transmitido por teleSUR.

Sobre la masacre ocurrida el pasado 5 de octubre en el municipio Tumaco, en el departamento de Nariño (sureste), Córdoba expresó que se debe exigir al Gobierno de Colombia “una investigación profunda que dé cuenta de lo que ocurrió en Tumaco”, ya que tras el esfuerzo realizado para lograr la paz en el país, esta “no se puede ver ahora amenazada por situaciones de esta naturaleza”.

Ante lo expresado por el presidente Santos luego de conocerse los hechos en Tumaco, Córdoba consideró que “es una respuesta que no se compadece con la gravedad del hecho (…) tiene indignado al país y tiene totalmente desconcertada a la comunidad internacional”.

Además, aseguró que el Gobierno debe dar una respuesta más contundente “y pedir una comisión de verificación” integrada por Naciones Unidas, el Estado y la sociedad civil para “impedir que esto vuelva a ocurrir y sobre todo, para exigir el cumplimiento de la sustitución manual de cultivos”.

Estos cultivos ilícitos de coca son el único sustento para los campesinos de la zona, por lo que Córdoba aseveró “que el Gobierno debe tomar decisiones muy contundentes y limitar definitivamente la importación de productos alimenticios que se pueden cultivar en el país” lo que le daría a los pobladores “la oportunidad de subsistir”.

“Que el Gobierno tome decisiones de política de Estado, que no importe más alimentos, que no importe más productos que se pueden cultivar en el país y que eso lo dedique en un plan de transición para campesinos y campesinas pobres del país”, precisó.