El Presidente Mauricio Macri presento en el Centro Cultural Kirchner los cambios en materia laboral, fiscal, previsional, judicial y electoral, que pretende para la segunda parte de su gobierno.

MACRIDesde la cúpula del Centro Cultural Kirchner, el presidente Mauricio Macri presenta su paquete de medidas frente a funcionarios, empresarios y una comitiva del Fondo Monetario Internacional (FMI) que vino hasta el país para auditar la economía argentina. “Creo en la necesidad de pensar una agenda de reforma permanente”, dijo Macri y a continuación presentó los tres ejes centrales a reformar, que llamó como “el de la responsabilidad fiscal, el del empleo y el de la república y la calidad institucional”.

El presidente advirtió que explicará los “ejes” de las reformas pero no brindará detalles de “las herramientas” que cada una implica ya que luego serán presentados en el Congreso o en los ámbitos pertinentes para “crear consenso”. “Durante muchos años los argentinos vivimos en la lógica autocomplaciente del fracaso”, dijo el Presidente y definió ese comportamiento como “mirarnos el ombligo”. “Nuestra historia nos ha negado a crear un rumbo común”, afirmó Macri con respecto al pasado.

Retomando los ejes, el Presidente definió al primer paquete de reformas como el de la responsabilidad fiscal, la inflación y los impuestos. “No podemos gastar más de los que recaudamos y eso lo digo para todos los niveles del Estado. Tenemos que seguir bajando la inflación y reducir la carga tributaria”, remarcó Macri sobre lo que será la propuesta en este tema.

La primera propuesta en ese sentido, será refundar la relación entre la Nación y las provincias para “desandar la escalada de impuestos”. “Necesitamos menos impuestos y más obras y todo con equilibrio fiscal”, aseguró.

“Qué madres y qué padre pueden dejarle a sus hijos deudas y problemas”, se preguntó irónico Macri en relación al déficit fiscal del Estado pero sin darse cuenta que su pregunta apuntaba directamente al bono de deuda por cien años que emitió su gestión.

REFORMA TRIBUTARIA

“No nos gusta endeudarnos, pero tampoco mentirnos”, señaló el presidente Mauricio Macri, cuyo Gobierno desde el inicio y hasta 2018 habrá emitido bonos de deuda externa por 125.000 millones dólares, y volvió sobre la herencia de la gestión anterior al indicar que recibió “un Estado con un déficit alto e insostenible”.

En un discurso lleno de llamados al achicamiento del gasto público, Macri señaló que se mantuvo el “gradualismo” para quienes “puedan sufrir la transición” y volvió a marcar la línea ortodoxa económica que apunta a  la emisión monetaria como la única fuente de generación de inflación.  “La inflación es resultado de una mala política y la venimos bajando. La de este año será la más baja desde 2009”, indicó Macri, sin mencionar las cifras récord de inflación registradas en 2016.

“No se puede pensar en crecimietno sin bajar la inflación. La inflación lastima a la mayoría, la competencia y arruina el ahorro”, indicó y pidió a los gobernadores, sindicalistas y empresarios presentes “un compromiso para que nunca volvamos a tener inflación”.

Con los gobernadores en primera fila, Macri abrió el capítulo para la reducción de impuestos y anticipó, sin dar precisiones, que el miércoles se va a presentar una propuesta de reforma tributaria, algo en lo que el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, viene trabajando con el sector empresarial y los ministros de Economía provinciales, con quienes se reunirá esta semana.

El mandatario consideró que los impuestos en la Argentina son “demasiado altos con una distribución muy poco equitativa, un sistema complicado y engorroso” y calificó como “la peor distorsión” a la evasión fiscal, a pesar de las revelaciones que el caso Panamá Papers reveló de las empresas de la familia presidencial.

REFORMA PREVISIONAL

“Tenemos que empezar una conversación adulta y honesta sobre el sistema de jubilaciones y pensiones”, sostuvo Macri en su discurso en el CCK y prometió que continuará “siendo universal, público, solidario y de reparto”, sin más precisiones que la convocatoria a la comisión de expertos contemplada en la ley de Reparación Histórica. Esa comisión será la encargada de preparar una reforma previsional para que “en su momento el Congreso la trate”, dijo Macri y adelantó: “En los próximos días presentaremos propuestas  para la transición”.

El mandatario dijo estar “orgulloso de la amplia cobertura” del sistema jubilatorio, pero advirtió que el sistema previsional de la Argentina “esconde serias inequidades y no es sustentable”, momento en el que se encargó de apuntar contra las jubilaciones de privilegio y “regímenes especiales que habilitan a algunos a jubilarse a los 45 o 50 y otros a los 65”, en un mensaje que pareció apuntar contra el Poder Judicial y que cerró pidiendo que “todos los argentinos trabajemos el mismo tiempo”.