Editor's Rating

El fundador del PT dijo tener conciencia de que el pueblo brasileño puede volver a tener oportunidades, empleo, posibilidades de estudiar y tener autoestima.

lula-brasilEl expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva manifestó este sábado estar convencido de  que «vamos a ganar las elecciones en 2018», al cerrar un acto en la municipalidad de Diamantina.

Si el Partido de los Trabajadores (PT) me deja ser candidato, voy a ganar para hacer mucho más de lo que ya hicimos (durante 12 años de gobierno), subrayó el exdignatario, quien prometió además acabar «con esa historia» de estar vendiendo el país, reportó PL.

El fundador del PT dijo tener conciencia de que el pueblo brasileño puede volver a tener oportunidades, empleo, posibilidades de estudiar y tener autoestima. Avisó además a las nueve familias que monopolizan los medios de comunicación en el país y que «no paran de decir mentiras todo el santo día», su intención de democratizar también este sector.

Lula aludió a la persecución judicial de que es objeto desde hace tres años por la operación Lava Jato y señaló que continúan acusándolo porque creen que con alguno de esos procesos podrán impedir su candidatura a las elecciones del próximo año.

Durante un acto en un proyecto de riego por goteo, el exmandatario manifestó que aún hay muchas cosas que cambiar en Brasil y que «nosotros vamos a hacerlo». Mencionó como ejemplo que los grandes supermercados se nieguen a comercializar productos de los pequeños productores, que son en definitiva quienes garantizan el 83 por ciento de los alimentos que se consumen.

El Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) es el mayor productor de arroz orgánico de América Latina; sin embargo, no consigue colocarlo en Carrefour o en Walmart por el solo hecho de ser producido por los sin tierra, deploró el dirigente.

El Gobierno solo tiene que decidir para quién quiere gobernar; si es para los ricos, ya tiene experiencia sobrada; en lo que no tiene pericia es en hacerlo para los pobres, pues cuando se quiso hacer algo «lo tiraron», dijo en alusión al golpe parlamentario-judicial perpetrado el pasado año contra la presidenta Dilma Rousseff.

El periplo de Lula al frente de la llamada Caravana de la Esperanza por el estado de Minas Gerais comenzó el lunes pasado y se extenderá hasta el día 30, abarcando siete regiones y 14 ciudades.