Editor's Rating

El líder wichí de Ingeniero Juárez, que recuperó ayer su libertad tras 6 meses de prisión política, dialogó con María Eugenia Otero y Fernando Tebele en Radio La Retaguardia, apenas minutos después de recuperar su libertad y cuando todavía no se había reencontrado con su familia fuera de la Alcaidía de Formosa, donde fue sometido a una cruel persecusión “por reclamar por los derechos de nuestra comunidad”. Santillán aseguró que continuará reclamando, a pesar de que su abogado, Daniel Cabrera, dijo que queda en libertad bajo presión y que podrían volver a encarcelarlo para perseguirlo políticamente.

Foto: Agustín Santillán, a la derecha, junto a Víctor Hugo Delgado, apenas ambos recuperaron su libertad.

Foto: Agustín Santillán, a la derecha, junto a Víctor Hugo Delgado, apenas ambos recuperaron su libertad.

“Estoy muy contento por estar el libre ya que estaba hace mucho tiempo preso injustamente. Agradezco a los hermanos y a los medios por haber difundido, estoy muy agradecido”, dijo en el comienzo. Se lo escuchó con su hablar pausado característico de los wichí, pero a la vez más relajado y feliz.
“Estoy a 8 cuadras de la Alcaidía todavía y no pude ver a mi familia”. Poco después de esta charla su esposa Gabriela Torres llegó junto a su pequeño hijo para un encuentro pleno de felicidad.
“Hay cosas que están mal acá en Formosa. Usan a la justicia y a la policía. Te arman causas y ellos manejan el poder. Yo voy a seguir adelante, porque a mí me dijeron cosas muy injustamente por reclamar, me acusaron de cosas que no hice. A mi señora la metieron presa y ella no se ha asustado, pero a nosotros nos han perjudicado mucho. En estos 6 meses no pudimos trabajar, perdimos trabajos, pero eso no importa, lo más importante es estar acá firme reclamando por todas las injusticias que pasan nuestras comunidades. Vos ves gente muy callada, que no se anima a denunciar. Es muy triste ver a hermanos estar siendo utilizados por el gobierno para hablar en mi contra, pero yo a esa gente no les tengo bronca ni odio, sino que me dan lástima porque son instrumentos usados por el gobierno pero yo sé que ellos también van a pasar lo mismo porque el gobierno te usa y después te tira”, aseguró Santillán en la primera comunicación con un medio tras recuperar su libertad.
El referente wichí fue liberado junto a Víctor Hugo Delgado, que purgó prisión más tiempo aún que Santillán.
En cuanto a su salud, Santillán dijo: “estoy bien. Trato de estar tranquilo. Es muy difícil salir porque uno hace mucho que no ve la luz, a sus seres queridos, lo que pasa en las comunidades, pero estoy muy contento de estar en libertad”, reiteró. En nuestro viaje a la comunidad wichí de Ingeniero Juárez, quienes la integran nos decían que Santillán era para ellos un referente siempre dispuesto a resolver los problemas que tuvieran. “Yo siempre me preocupaba. Venía mi señora (a visitarlo en la prisión), me contaba lo que sucedía allá y yo no pensaba en salir porque la causa que me armaron que era robo a mano armada era para que no saliera. Yo nunca robé ni usé armas. Hoy salí con Víctor Hugo Delgado, que también estaba preso y tampoco pensaba que iba a salir. Yo estuve preso por ser aborigen, por ser un referente indígena. Te tienen preso… Mirá cuántas cosas se robaron los políticos acá y están tan tranquilos disfrutando la plata que se robaron; son millonarios y yo tengo que sufrir 6 meses encerrado en un calabozo. Yo nunca robé ni pienso y eso es lo que más duele. Pero es así, acá en Formosa hay muchos hermanos que están injustamente detenidos. Hay muchos problemas acá”, relató.
En referencia a con qué tipo de libertad queda, teniendo en cuenta la limitación que implica que continúe procesado en otras causas, Santillán dijo: “Últimamente (antes de caer preso) hablé con el ministro Ferreira (Antonio Emérito, Ministro de la Jefatura de Gabinete provincial). Él me pidió ayuda para hablar con los jóvenes y que no hagan disturbios ni robos. Yo le dije que me comprometía a hablar y a ayudar, no es que yo trabaje políticamente sino que soy el referente y quiero trabajar para la comunidad no más, pero sin ningún beneficio. Quiero que me dejen tranquilo. Ellos me quería dejar preso por la causa de la toma de la Municipalidad y el reclamo de las escuelas, justo surgió ese problema y yo no sabía nada, me fui a un barrio para una reunión y me agarraron ahí. Yo no tenía miedo porque no sabía que ahí me iban a meter preso. Saludé a los oficiales y todo y luego les dicen ‘llévenlo’ y ahí me cayeron encima como 30 policías. Me golpearon y me llevaron detenido. Recien hace unas semanas cuando vino Avruj (Secretario de derechos humanos de la Nación), me dieron medicamentos. Yo me curé sin medicamentos de las lesiones, así no más, sin nada”, relató. La toma de la municipalidad se dio porque en los barrios se enteraron que luego de la última inundación que sufrieron había llegado ayuda desde otros puntos del país que no había sido distribuida entre las comunidades.
Cuando le preguntamos que pretendía hacer en sus primeras horas de libertad, Santillán dijo que quería “estar con la gente, porque ellos me están esperando en el barrio. Hace mucho tiempo que no veo la luz del día, apenas salir una hora afuera. Quiero ir y estar con los hermanos, compartir unos mates, hablar de lo que pasó y ver qué hacemos porque yo creo que hay muchas cosas que están mal y nadie se anima a denunciar porque acá el aparato del gobierno es muy grande, usan los medios, las redes sociales, los diarios, para ensuciar. A mí me han ensuciado, me trataron de delincuente de ladrón, de todo. Prendo la radio y escucho mi nombre, Lo que han sufrido mis hijos. Ellos están estudiando en una escuela entre aborígentes y criollos y los criollos se burlan ‘tu papá está preso, es un delincuente, robó cosas’ y psicológicamente ellos se sienten mal, aunque no les hacen caso y siguen estudiando porque saben que lo que dicen no es cierto. Eso es lo que más me dolió”.
El referente wichí agradeció al Consejo Consultivo que preside Felix Diaz: “porque ellos ayudaron a pagar a mi abogado”. También agradeció a “todos los hermanos y a ustedes que vinieron acá a Juárez para ver la realidad”. También agradeció a Canal 13, que lo visitó 5 meses después de que Agustín les diera la noticia de su prisión.
Santillán está libre. Una buena noticia entre tanta tristeza.