Editor's Rating

Después de recorridos más de cuatro mil kilómetros por el Nordeste de Brasil, la Caravana de la Esperanza que conduce el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva entra hoy en su recta final.

lula_continxa_su_gira_por_el_norte_de_brasil_de_cara_a_la_posibilidad_de_ser_candidato_en_2018_-_efe.jpg_1718483347Lula llegó la víspera a la ciudad de Timon, en Maranhao, la última de las entidades federativas que visitará en esta primera etapa de su andar por el país y donde, según el programa original del proyecto, pondrá punto final mañana 5 de septiembre a la travesía iniciada el pasado 17 de agosto en Salvador de Bahía.

En un acto en el cual recibió el título de Ciudadano Timonense, el fundador del Partido de los Trabajadores (PT) señaló refiriéndose a la actual situación del país que ‘es imposible estar bien cuando las ciudades, el Estado y el pueblo no están bien’.

Previamente, y en su despedida de Piauí en Teresina, la capital estadual, Lula aseguró que Brasil no renuncia a su futuro, aun cuando para los jóvenes ‘el marcado de trabajo está cada vez más imposible con el gobierno golpista’ de Michel Temer.

La juventud, insistió, es el futuro de este país y la esperanza no puede morir.

Antes de llegar a Maranhao, la Caravana de la esperanza recorrió los estados de Bahía, Sergipe, Alagoas, Pernambuco, Paraíba, Río Grande del Norte, Ceará y Piauí, que en su conjunto albergan a alrededor de un cuarto de la población total de Brasil, estimada ya en más de 207 millones de habitantes.

El proyecto, oficialmente nombrado Lula Por Brasil, tuvo como propósito escrutar la realidad del país en el contexto de las grandes transformaciones legadas por los gobiernos de Lula y Dilma Rousseff, y constatar el desmantelamiento de programas y políticas públicas de desarrollo e inclusión social acometido por los golpistas.

La iniciativa, ideada por el PT, contó además con la participación de la Fundación Perseu Abramo, que lanzó recientemente el programa Brasil en Movimiento, cuyo propósito fundamental es estimular una nueva estrategia política para el Partido de los Trabajadores, a partir de recomendaciones y propuestas de la propia sociedad.

Este recorrido por entidades federativas del Nordeste no es el primero realizado por Lula, quien en los años de 1970 viajó por el país para organizar el sindicalismo y una década después lo hizo para formar el Partido de los Trabajadores.

Mientras, las Caravanas de la Ciudadanía, entre 1992 y 1994, ayudaron a construir los programas de gobierno que condujeron al triunfo del PT en las elecciones de 2002, 2006, 2010 y 2014