Editor's Rating

El presidente de Bolivia, Evo Morales, puso en relieve el éxito de la economía de Bolivia, que encabeza las comparaciones de la expansión en América Latina desde 2014, en base de un modelo propio y en contexto internacional adverso, al dirigir un discurso a la Asamblea de la Organización de Naciones Unidas, en su sede de Nueva York.

“Bolivia ha consolidado un modelo económico que hace frente, exitosamente, a la crisis mundial del sistema capitalista. Bolivia lidera el crecimiento económico de nuestra región”, afirmó el mandatario al cerrar su intervención  en la Asamblea General de 2017.

El mandatario, que en su alocución fustigó el unilateralismo, que pidió combatir el terrorismo, que abogó por la vigencia del ecologista Acuerdo de París, huérfano del apoyo de la primera potencia del planeta, Estados Unidos; que demandó los oficios mundiales para apaciguar el estado de beligerancia en la Península de Corea, puso al tanto de la Asamblea de NNUU la situación económica y social de su país.

“Hemos recuperado la patria: Bolivia es territorio libre de analfabetismo, territorio libre de las bases militares norteamericanas, libre de la DEA (agencia antidrogas de EEUU, por sus siglas en inglés), libre de USAID (oficina para la cooperación internacional de EEUU, por sus siglas en inglés); territorio libre de imposiciones del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial”, afirmó.

Por tercer año consecutivo, la economía de Bolivia crecerá por encima del 4% de su Producto Interno Bruto de 34.000 millones de dólares.

Desde que Morales asumió el gobierno, en 2006, el país andino amazónico estableció un modelo endógeno de crecimiento que se ha sostenido pese a las oscilaciones de la cotización  mundial de  las materias primas, base de las ventas exteriores de Bolivia.

 “En la última década hemos reducido la extrema pobreza extrema, de 38,2% a 16, 8% y para el año 2025 la erradicaremos. (También) hemos reducido la desigualdad: en 2005 el 10% más rico tenía 128 veces más riqueza que el 10% más pobre. Ahora el 10% más rico tiene 46 veces más que el 10% más pobre”, significó si abundar más cifras macroeconómicas de Bolivia.

Durante el gobierno de Morales, tres veces electo en las urnas con más del 50% más 1 de los votos para ejercer la primera magistratura del país desde 2005, poco más de un millón y medio de bolivianos pobres pasaron a engrosar la clase media criolla, esmirriada hasta ese año.

Durante el mandato de Morales, Bolivia dejó de ser el país más pobre de Sudamérica.