Editor's Rating

Los países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) rechazaron el martes “las sanciones arbitrarias e ilegales impuestas por el Gobierno de Estados Unidos (EEUU) contra ciudadanos venezolanos” y abogaron por el diálogo en ese país para resolver sus problemas internos.

“Reiteramos que las sanciones económicas de carácter unilateral constituyen una clara violación del derecho internacional, de los derechos humanos y una clara acción intervencionista para afectar al pueblo de Venezuela y conseguir un cambio de régimen”, remarca la declaración del ALBA, que fue leída por el secretario general de ese bloque, el boliviano David Choquehuanca.

Según la cadena Telesur, la declaración también asegura que la campaña de desprestigio mediático e internacional, así como las sanciones que afectan a la economía venezolana tienen como único objetivo “destruir los avances alcanzados en la región para imponer nuevamente el modelo económico neoliberal para controlar nuestras riquezas”

Los diplomáticos que participaron en esa reunión extraordinaria también evaluaron de manera conjunta la coyuntura regional actual, especialmente de los Estados de la ALBA-TCP, en el contexto del diálogo político entre los países miembros.

El canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, indicó que debido a esta situación donde factores de oposición buscan la intromisión en el país, se estudiarán los mecanismos para defender la soberanía y la paz en el territorio venezolano.

El ALBA, creado por iniciativa del extinto presidente venezolano Hugo Chávez el 14 de diciembre de 2004, busca fortalecer los lazos de cooperación solidaria entre los países latinoamericanos y caribeños menos desarrollados de la región, con el fin de generar planes especiales que permitan su crecimiento económico y social.

Según los principios del organismo, este “se sustenta en el pensamiento de Bolívar, Martí, Sucre, O´Higgins, San Martín, Hidalgo, Petion, Morazán, Sandino y tantos otros próceres, sin nacionalismos egoístas ni políticas nacionales restrictivas que nieguen el objetivo de construir una Patria Grande en la América Latina, según la soñaron los héroes de nuestras luchas emancipadoras”.

El ALBA está integrado por Venezuela, Cuba, Bolivia, Ecuador, Nicaragua, Dominica, Antigua y Barbuda, San Vicente y Las Granadinas, Santa Lucía, San Cristóbal y Nieves, y Granada.