Editor's Rating

Entre las víctimas también hay heridos. Además se registran varios edificios de viviendas que sufrieron graves daños.

Un nuevo ataque en Siria de la coalición internacional liderada por Estados Unidos (EE.UU.) causó la muerte de al menos ocho personas, siete de las cuales eran niños, pertenecientes todos a la misma familia.

El ataque, reseñado por la agencia de noticias siria SANA, se perpetró contra zonas residenciales de la ciudad de al-Raqa, en el norte de Siria.

Fuentes citadas por la agencia indican que también hay varios heridos y daños materiales, infringidos a infraestructuras y viviendas de la ciudad.

En las últimas 48 horas la coalición internacional atacó hasta en 40 ocasiones, por vía aérea, zonas de al-Raqa en las cuales estiman que hay posiciones del grupo terrorista autodenominado Estado Islámico (Daesh en árabe).

Sus operaciones en territorio sirio, sin embargo, no están autorizadas por el Gobierno del presidente Bashar al-Assad ni fueron avaladas por el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Con el pasar de los meses han incrementado el número de fallecidos tras los ataques, que debido a lo reiterado, no han podido cuantificarse la cantidad de occisos. Solo el pasado 1° de agosto unos 60 civiles murieron producto de bombardeos.