Editor's Rating

La XXIX sesión ordinaria de la cumbre de la Unión Africana (UA) sesiona desde ayer en Adis Abeba, capital Etíope, con el lema: Aprovechar el dividendo demográfico mediante inversión en la juventud.

Durante los dos días de esta cita los jefes de Estado africanos discutirán temas importantes, entre entre los cuales figuran los relativos al financiamiento y la reforma institucional de la UA, así como aspectos sobre la paz y la seguridad en este continente.

La reunión es presidida por el jefe de Estado guineano, Alpha Conde, presidente de turno de la Unión.

Sobresale que esta es la primera cumbre de la Unión Africana desde que se presentó a un nuevo presidente de la Comisión, el excanciller chadiano Moussa Faki Mahamat.

En su discurso de apertura Mahamat dijo que varias actividades se llevaron a cabo con la puesta en marcha de la reforma de la UA, y elogió la labor del presidente de Ruanda, Paul Kagame, que dirige los esfuerzos para concretar esos cambios, y su equipo en el compromiso y las contribuciones a ese proceso.

Asimismo, reiteró que la paz y la seguridad en Áfricas siguen siendo la gran preocupación del grupo regional.

‘Las condiciones en Sudán del Sur, Somalia, Libia, República Centroafricana, la tensa relación entre Djibouti y Eritrea, las dificultades en la aplicación del acuerdo de paz en Mali, están entre las preocupaciones principales de la Unión Africana’, manifestó.

También indicó la existencia de situaciones políticas en países como el República Democrática del Congo, Burundi, Guinea Bissau, las cuales también preocupan a la UA.

Agregó que la Unión Africana mantiene su determinación de fortalecer los esfuerzos para abordar las cuestiones de paz y seguridad con el fomento de soluciones políticas en áreas donde persiste la violencia.

El presidente de la Comisión llamó reforzar los esfuerzos de colaboración, incluidos los de la sociedad civil y el sector privado, entre otros, y a responder a las necesidades humanitarias causadas por la sequía, el hambre, el terrorismo en algunas partes del continente, a la vez que subrayó la necesidad de que África hable con una sola voz en la escena internacional.