Editor's Rating

La misión para ayudar a los insurgentes de las FARC-EP a reintegrarse a la sociedad fue aprobada por unanimidad.

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU) aceptó este lunes por unanimidad una nueva misión en Colombia -solicitada por el Gobierno colombiano y la FARC-EP- para ayudar a los exinsurgentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) a reincorporarse a la vida civil después de estar más de medio siglo inmersos en el conflicto armado.

La resolución 2366, sometida por Reino Unido, fija el comienzo de la misión política para el 26 de septiembre, cuando culmina la primera misión de la Organización de Naciones Unidas (ONU) encargada de verificar la dejación de armas de los exguerrilleros en Colombia.

Los trabajos contarán con un mandato inicial de 12 meses y estará a cargo de un enviado especial del secretario general de la ONU, António Guterres.

El principal objetivo del enviado será verificar la implementación del Acuerdo de Paz en cuanto a la reintegración, política, económica y social de las FARC-EP.

La determinación también da la bienvenida a la finalización del proceso de dejación de las armas por parte de las FARC-EP y reconoce el papel de la actual misión de la organización, que se ha encargado de revisar el proceso de alto el fuego.