El Presidente de Bolivia, Evo Morales, pidió a la Unión Europea y al Parlamento Europeo que ayuden a “sensibilizar” a Chile, para que libere a 9 funcionarios de la Aduana y efectivos de las Fuerzas Armadas, detenidos por ese país en marzo pasado en circunstancias que realizaban un operativo anti contrabando.

imagesMorales calificó como “vengativa y rencorosa” la detención de los 9 compatriotas, y denunció que Chile no coopera en la lucha contra el contrabando.

El Presidente denunció una agresión económica permanente de Chile en contra de Bolivia, y añadió que esperaba que esta actitud no se deba a la envidia y codicia del vecino, ya que en el último tiempo nuestro país ha crecido más en su economía.

PRESIDENTE EVO MORALES, FRAGMENTOS TEXTUALES

Lamento mucho, tenemos una demanda ante La Haya, el tema del mar. Bolivia ha nacido en su fundación con 400 kilómetros de costa del océano Pacífico, una invasión de 1879 nos ha quitado, una invasión, no una guerra, además de eso 27 mil kilómetros cuadrados.

Quiero dejar para algunos medios que quisieran informarse, es para mayor información, la verdad sobre esta invasión y cómo Chile nos arrebató bajo influencias también de algunos países europeos como Inglaterra, tema de los recursos naturales.

Bueno, que ha habido un Tratado, sí ha habido el Tratado de 1904; pero un Tratado impuesto, injusto e incumplido además de eso, qué libre tránsito.

Seguramente ustedes han escuchado en los últimos días, paro de 10 días, es decir bloqueo o de los aduaneros que no han dejado entrar.

Desde el 2015 hasta estos días, más de 30 días cerrada la frontera con Chile, más de 1.000, 1.500 carros bloqueados, trancados, supuestamente por problemas internos de los chilenos. ¿Y dónde está el libre tránsito?

Se ha perdido más de 200 millones de dólares en más de 30 días de paro. Además de eso, los transportistas sometidos a actitudes tan inhumanas: no dejaron comprar comida, no había comida. En el andino boliviano, en tiempo de invierno, imagínense, por ahí son 10, 15 hasta 20 grados bajo cero, 10 días parados, estoy hablando del último bloqueo.

Siento que es una agresión económica permanente de Chile hacia el Estado Plurinacional de Bolivia. No quiero pensar que es tal vez por una envidia, por una codicia, porque últimamente Bolivia crece más que Chile.

Como ayer decía, y es una verdad, si tuviéramos salida al mar, esa salida al mar, ese libre tránsito si tuviéramos, automáticamente nos permitiría un crecimiento de 2% más sobre el crecimiento que tenemos.

Por eso estamos convencidos que es una agresión económica; pero además de eso, lamentablemente el Estado chileno nunca nos apoya en la lucha contra el contrabando, y el contrabando es como una sangría a la economía boliviana, y teníamos militares, funcionarios aduaneros en la lucha contra el contrabando, y los detienen.

Yo me acuerdo años pasados, los carabineros se entraron al territorio boliviano, persiguiendo a narcotraficantes, porque en la frontera no tenemos una línea clara, esto es Chile, esto es Bolivia.

Lamentablemente las autoridades chilenas se entran, periodistas se entran a veces, nosotros no hemos dicho que vamos a encarcelar porque se ha entrado al territorio nacional, sino hemos devuelto a los carabineros, a los periodistas.

Yo no sé, tal vez en ese trabajo de estar detrás de los contrabandistas puede ser que hayan pasado unos metros o se hayan metido kilómetros inclusive, hemos devuelto. Pero detenerlo, procesarlo, no entiendo, parece una actitud tan vengativa, tan rencorosa con Bolivia. Mi pedido hermanos periodistas, por una cuestión humanitaria, ayúdennos, y estamos en una campaña que los liberen a nuestros 9 detenidos.

Igualmente años pasados, soldaditos que estaban en la frontera, soldados, no son oficiales, después de muchos días de encarcelamiento, gracias a la solidaridad internacional liberamos a los soldados.

Y estamos pidiendo a la Unión Europea, al Parlamento Europeo que nos ayuden tal vez a sensibilizar que Chile asuma una responsabilidad también de cómo trabajar conjuntamente en temas ilegales como el narcotráfico, como el contrabando, es nuestra obligación.