Frente a la grave crisis social, económica y política que viven los trabajadores y el pueblo colombiano, las organizaciones sindicales que nuclean a los trabajadores estatales y a los maestros comenzaron esta semana un plan de lucha que incluye distintas acciones y movilizaciones y que culminará el próximo martes 16 de mayo en una gran marcha nacional que confluirá en Bogotá.

Humberto_Correa_2_1Humberto Correa, Vicepresidente de la Unión Nacional de Trabajadores del Estado y los Servicios Públicos de Colombia (Utradec), organización que integra la CLATE, explicó que “el conflicto se agudiza en mi país ante la falta de respuestas por parte del Gobierno nacional, que no cumple con lo pactado el año pasado en cuanto a los salarios, los nombramientos y mejores condiciones laborales”.

En ese marco, los trabajadores de diferentes sectores del ámbito laboral colombiano vienen realizando acciones de protesta, como por ejemplo los taxistas, que hoy se movilizan en Bogotá para denunciar importantes pérdidas de puestos de trabajo. “Mañana nos reunimos todos los sindicatos y confederaciones que integramos las tres centrales sindicales para delinear las próximas acciones y preparar la toma de Bogotá del martes 16 de mayo. Seguimos exigiendo que se cumpla con lo acordado con el Gobierno nacional el año pasado”.

Por su parte, el director de Derechos Humanos de la FECODE, que nuclea a los maestros de Colombia, Jorge Ramírez, explicó que el martes se espera una “amplia convocatoria de docentes que llegarán desde todos los departamentos, de los 33 sindicatos del país” y que “mañana y el viernes habrá asambleas en los colegios y visitaremos medios de comunicación para pedir a toda la comunidad educativa que nos acompañe en este reclamo no sólo por salarios sino en defensa de la escuela pública”.

Finalmente, el dirigente de Utradec y la CLATE, reconoció que “los empleados públicos tenemos derecho a la negociación colectiva de acuerdo a los Convenios 151 y 154 de la OIT, pero este Gobierno no cumple lo pactado”. Correa finalizó: “Seguimos reclamando que se abra nuevamente el debate y  podamos discutir seriamente las condiciones de los trabajadores estatales colombianos”.