Un grupo de vecinos autoconvocados de las ciudades de la costa marítima de Río Negro y Chubut, se congregaron en Sierra Grande ante la posibilidad que se instale en la región una planta nuclear. La iniciativa fue ratificada con un convenio entre el gobierno de China y Argentina.

planta_nuclear-300x175La reunión fue la primera de unas cuantas que están programadas. Hasta allí llegaron vecinos de Las Grutas, San Antonio Oeste, Puerto Pirámides, Puerto Madryn y Trelew. Rechazaron y repudiaron los acuerdos, ya que fueron realizados “de manera arbitraria e inconsulta”, se quejaron.

“Rechazamos y repudiamos la central nuclear y todo el circuito que ésta implica, desde la minería de uranio hasta la disposición de los residuos nucleares, debido a los riesgos que esta planta representa para el ambiente y la salud de las personas y porque su sola existencia es incompatible con el modelo de desarrollo sustentable para el que la Patagonia ofrece cantidad y diversidad de bienes comunes naturales para un buen vivir, sin contaminación”, expresaron.

El gobernador Alberto Weretilneck defendió la instalación de la central. El debate está abierto.