Dos personas de El Sauzalito con antecedentes de viaje arrojaron resultados positivos de zika en los estudios tempranos. Mientras que un nuevo probable caso de dengue se detectó en Villa Ángela y se sumó a los que ya se encontraban en estudio.

70316_crop_f_improf_360x195Después de un informe y denuncia pública del Centro de Estudios Sociales Nelson Mandela, el Ministerio del Salud Pública confirmó que se registraron tres casos de zika en la provincia, dos de ellos en El Sauzalito y un nuevo caso probable de dengue en Villa Ángela, con lo que se suman nueve estudios que esperan confirmación nacional. Las autoridades aseguraron que el sistema de vigilancia está trabajando de manera activa y se están realizando las acciones correspondientes en la zona afectada.

La directora de Epidemiología, Mariela Fabiani, precisó que los casos confirmados de zika corresponden a un hombre de 45 años y una mujer de 51 oriundos de El Sauzalito, con antecedentes de viaje, además indicó que otras dos muestras fueron descartadas y una restante sigue en estudio. También aseguró que el personal sanitario está realizando búsqueda activa de febriles e intervenciones de control focal de manera sistemática en toda la localidad.
En la oportunidad además informó que se detectó un nuevo caso probable de dengue, que corresponde a una paciente de 30 años, que reside en Villa Ángela. Hasta la fecha son nueve los casos probables que se encuentran en estudio y por los que se aguarda la confirmación del Laboratorio de Referencia Nacional.

Se han notificado en la provincia 266 casos sospechosos, de los cuales 9 tuvieron diagnóstico probable, 237 fueron descartados y las muestras restantes se encuentran en estudio. «La detección de casos significa que el sistema sanitario está atento y trabajando activamente para intentar prevenir brotes de la enfermedad», concluyó la funcionaria.

Prevención del zika

Ante los dos casos confirmados de zika, Fabiani especificó que este virus puntualmente, a diferencia del dengue y la chikungunya, no sólo se transmite por la picadura de un mosquito infectado, sino también a través de relaciones sexuales sin protección con una persona infectada y de madre embarazada a hijo por nacer. A esto se suma que el período de transmisión puede ser de ocho meses o más, debido a que se trata de un virus que aún se está estudiando a nivel internacional.

«Es fundamental que la comunidad recuerde que este virus no sólo se transmite por la picadura del mosquito infectado, sino también a través de las relaciones sexuales; por eso reiteramos en todas las oportunidades el uso del preservativo como medida de prevención, principalmente durante la estadía en áreas con circulación del virus y varios meses después de haber regresado», explicó.

Ante esto desde la Dirección de Epidemiología insisten en la importancia de extremar las medidas preventivas que incluyen evitar el desarrollo del mosquito transmisor, utilizar repelente y también preservativos en las relaciones sexuales para evitar la trasmisión del virus zika. En el mismo sentido reiteró que es importante que además de los operativos de contención y prevención que realiza el gobierno provincial, «cada ciudadano realice las tareas de saneamiento en su hogar para erradicar criaderos del mosquito vector y prevenir un brote local de estas enfermedades». Además, la consulta médica inmediata ante síntomas.

Casos anticipados

Mientras que en su informe, el Centro de Estudios Sociales Nelson Mandela ya había señalado que se habían comprobado, por resultados de laboratorio, dos casos de zika que dieron positivo. El primero que trascendió fue el caso del maestro Mario Corbalán (46), cuya esposa viaja frecuentemente a Juárez (Formosa) por razones comerciales, sospechándose que allí contrajo el virus Zika. Estela Argañaraz (51), también docente, contrajo esta enfermedad. Ambos viven a no mucha distancia de la escuela EGB 821.

Sin embargo aseguran que «por diagnóstico clínico y en base a los signos y síntomas característicos y compatibles con zika existen 49 casos sospechosos a los que pudo acceder el Centro Mandela. Otras fuentes marcan un número mayor de casos», señalaron. Al mismo tiempo aseguraron que «los fluidos (orina y sangre) de los enfermos fueron derivados al Laboratorio Central de Salud Pública de Resistencia dado que el hospital Güemes de Castelli, que es el de cabecera regional para todo El Impenetrable, no puede realizar esos estudios de laboratorio porque no tiene equipamiento ni personal, a pesar de que es una zona de endemias y epidemias recurrentes».

Más adelante señalaron que «en la guardia del hospital de El Sauzalito se estima que se detectaron los casos sospechosos en virtud de los síntomas característicos de zika. Muchos de los pacientes recurrieron al hospital tardíamente, por lo que los estudios de laboratorio deberán hacerse con sangre y orina. Todos los pacientes refirieron o mostraron estados febriles indefinidos, leves dolores de cabeza y articulares, conjuntivitis seca y raz cutánea (salpullido) compatible con zika. Estos síntomas autorizan a tratarlos como enfermos de zika por nexo con el brote epidemiológico», resaltaron.

Sin descacharrado ni prevención

Contrariamente a las afirmaciones del Gobierno, desde este organización señalaron además que «es muy poco, casi nulo, el descacharrado y las fumigaciones que se ejecutaron en el casco urbano de El Sauzalito en toda la etapa de la primavera y gran parte del verano, aunque se sabía que podrían existir larvas y huevos del aedes aegypti tomándose en cuenta la epidemia del año anterior, con el fuerte brote que se produjo a comienzos de febrero», recordaron. «Esto pone nuevamente en evidencia que el Gobierno falló en materia de prevención. Recién hace una semana, pocos días después de que comenzara la sospecha del brote de zika, los agentes sanitarios del hospital de la localidad y un reducido grupo de Salud de Nación comenzaron a hacer trabajos de descacharrado, encontrándose con que no existe en la comunidad el hábito del manejo apropiado de los residuos o basuras domiciliarias», indicaron. «Los minibasurales se multiplican en cortos tramos. Las veredas y los patios contienen muchos cacharros que son alojamientos ideales para larvas y huevos. En definitiva, El Sauzalito es una floreciente fábrica de larvas y de huevos de aedes aegypti que, sumado a la falta de programas de prevención oportuna permite comprender la causa por la que ahora se produjo el brote de zika en El Sauzalito. El intendente de la Municipalidad, Alcídes Pérez, sigue mirando para otro lado y argumenta que no tiene camiones», denunciaron.

Críticas al sistema sanitario por «inoperancia»

Ante lo expuesto anteriormente, desde el Centro Nelson Mandela aseveraron que «el Sistema de Vigilancia Epidemiológica no funcionó. Por este motivo, se les pasó varios casos sospechosos, que luego tardíamente llegaron al hospital de El Sauzalito. Falló el sistema de atención primaria de la salud. No pudieron activar el programa de bloqueo de foco y no salieron en búsqueda y detección temprana de pacientes sospechados para luego encarar las fumigaciones y descacharrados», afirmaron. «Hasta hace diez días no efectuaron ninguna acción de contención y búsqueda de pacientes febriles en sus núcleos de contactos y en áreas de referencia para que, precozmente, pudieran detectar otros posibles casos sospechosos.

También entendieron que «a pesar de todas las advertencias que recibió el sistema sociosanitario público, pasaron meses y meses que se caracterizaron por la inacción absoluta para evitar el brote de zika en El Sauzalito. A la ausencia de programas y de trabajo de prevención (descacharrado, concienciación, difusión de los síntomas de la enfermedad, asistencia temprana al hospital ante la aparición de los menores síntomas), se sumó un factor muy grave consistente en que el sistema sanitario local no cuenta con profilácticos ni inyecciones anticonceptivas para evitar la procreación en población en riesgo, fundamentalmente aquellas que contrajeron zika comprobado por laboratorio y a quienes clínicamente se les diagnosticó la enfermedad y que esperan los resultados de laboratorio», explicaron. Al mismo tiempo anticiparon «en los próximos días van aparecer, probablemente, un número importante y mayor de pacientes que refieran o evidencien signos y síntomas compatibles con zika, que deberían ser tratados como enfermos de zika por nexo con el brote epidemiológico de esta enfermedad y a los que habría que suministrar profilácticos o inyecciones anticonceptivas».

También destacaron que «es necesario tener en cuenta que el virus del zika no se transmite solamente a través del mosquito aedes aegypti que está infectado, sino que es transmisible también en ocasión de que se mantengan relaciones sexuales. Aquí radica la importancia del uso de preservativos en el área territorial donde se produjo el brote, la endemia o la epidemia porque el virus estará circulando por varios meses». No obstante esto desde la organización aseveraron que «no existen profilácticos, como tampoco la costumbre de usar preservativo en las comunidades indígenas».