¿Cómo y por qué surgió la marcha #NiUnaMenos?

Desde el 11 de mayo, en las redes sociales comenzó a desarrollarse la convocatoria que volvió a poner en agenda a la violencia de género. Su repercusión y apropiación por parte de la sociedad fue inmediata. Sus organizadoras reconocen “el trabajo anterior de miles de mujeres que pusieron el cuerpo para que hoy se puedan reconocer sus derechos”.

ni-una-menosEra lunes por la mañana. Todo parecía ser una jornada más cuando un nuevo femicidio irrumpió en la agenda. Chiara Paez, una joven de 14 años, embarazada, había sido brutalmente asesinada y enterrada en el patio de la casa de su novio en la localidad de Rufino, Santa Fe.
“Mujeres todas, no vamos a alzar la voz? NOS ESTÁN MATANDO”, publicó en su cuenta de Twitter Marcela Ojeda, periodista y productora radial. Ese fue el puntapié para que un grupo de mujeres de los medios de comunicación decidieran alzar su voz y comenzar una convocatoria para decirle basta a los femicidios.
“Me paso que ese tuit fue bastante impulsivo, minutos después de haberme enterado que habían matado a Chiara Páez. Me enojé conmigo, con los demás, porque estoy cansada de tener que cubrir sistemáticamente casos en los golpean, violan y matan a mujeres y chicas más brutal.El caso de Chiara conjugó todo eso”, explicó aminutouno.com Marcela Ojeda.Esa publicación fue sólo el impulso de algo que ya se venía gestando hace tiempo. En marzo de este año, una maratón de lectura organizada por un grupo pequeño comunicadoras y activistas que se nuclearon bajo el lema #NiUnaMenos, también tuvo el objetivo de generar conciencia y participación sobre los casos de violencia de genero, trata y femicidio. Fue una actividad realizada en la Biblioteca Nacional ubicada en el plano de lo cultural, que tuvo la participación de varios familiares de víctimas, entre ellos papás de Wanda Taddei, Angeles Rawson y la mamá de Lola Chomnalez.
“La jornada se realizó en el marco de los diez años de la desaparición de Florencia Penacchi pero también se dio que en esa semana había aparecido el cuerpo de Daiana García. Entonces la convocatoria tomó otro rumbo y se orientó más en una clara impronta contra los femicidios y a su visibilización. Dos temas que tienen bastante que ver con el avasallamiento de los derechos de las mujeres como la trata y el femicidio, explicó otra de las periodistas convocantes, María Florencia Alcaraz.
Fue desde ese espacio que se decidió que había que seguir caminando. Poco a poco las periodistas llegaron ser diez, cada una con gran presencia y muchísimos seguidores en las redes sociales, por lo que ese espacio parecía ser el lugar indicado para iniciar la campaña. ” Al día siguiente en la radio invité a mis compañeros a que se saquen una foto con la frase y así el mensaje se fue multiplicando”, contó la periodista Ingrid Beck.En relación a la rápida apropiación de la convocatoria en la sociedad, Beck agregó que “esto está más vigente hoy por los casos que se dieron a conocer últimamente. En las formas en las que aparecen sus cuerpos, que tiene que ver con el desprecio, con la idea que son un objeto de descarte y ahora vemos que son en espacios públicos, donde no hay lugares seguros”,agregó.
En ese sentido, Florencia Alcaraz señaló que “es muy injusto decir que esto salió de las redes sociales, porque se está omitiendo todo el trabajo que realizaron muchas colegas desde hace tiempo que vienen luchando para instalar el tema y luchar por los derechos de las mujeres. Nosotras, con la inmediatez de las redes lo tenemos todo mucho más fácil, pero es necesario reivindicar esa lucha también”.Muchos fueron los políticos que se sacaron la foto con el cartel, por lo que las organizadoras decidieron redoblar la apuesta y exigirle a la política que pase #DeLaFotoALaFirma. Con esa consigna, compartieron cinco puntos importantes de políticas públicas en materia de violencia de género para que los políticos se comprometieran a trabajar en torno a la problemática.
“En un año electoral, vimos que no estaba en al agenda de ninguno de los candidatos y poco a poco,a partir de la campaña empezaron a comprometerse. Tuvimos buenas respuestas a priori, muchos se contactaron para decirnos que iban a ponerse a trabajar y ponerse en contacto con las referentes que vienen trabajando esto desde las organizaciones sociales”, explicó Marcela Ojeda.”Es importante dejar en claro que nosotras acá cumplimos un rol de nexo. Para visibilizar y para unir a las referentes de derechos humanos con los políticos porque son ellos los que pueden seguir el camino de la gestión y discutir las políticas”, explica Florencia Alcaraz.
Hoy a partir de las 17 se espera que una multitud colme las inmediaciones del Congreso y asimismo que se marche en mas de cien ciudades de nuestro país. Por lo pronto, en Capital Federal habrá un escenario con un sector “vip” reservado para familiares de víctimas y una pantalla gigante donde se proyectarán algunos videos de concientización.

El momento central será la lectura del documento redactado por las organizadoras y leído por tres artistas. La movilización se replicará en todo lo largo y ancho del país, por lo tanto la convocatoria es federal.

En este sentido, desde LOMS, donde hacemos comunicación popular, mas allá de informar y transmitir la noticia, nos solidarizamos, adherimos y convocamos a marchar y manifestarse  porque no se trata de tuitear una frase, una foto y nada más. Los miles que hoy se apropian de la consigna #Ni­UnaMenos saben que con declarar buenas intenciones no alcanza. Hace falta compromiso real, de todos, de todas, también de los funcionarios y los políticos. Importa que la sociedad, mujeres y varones de todas las edades, se involucren; que la violencia machista no impregne las vidas de todos cada día. También importa que esa sociedad se comprometa a reclamar a quienes deben facilitar recursos, programas, capacitaciones a distintas instancias del Estado en sus jurisdicciones. Importa que funcionarios y políticos se hagan cargo de ese reclamo y actúen. Hay mujeres cuyas vidas dependen de eso.

El machismo mata una mujer cada 30 horas. El 3 de junio, #BastaDeViolencia #Niunamenos.