Se realizó en Buenos Aires la quinta Asamblea Continental de Mujeres nucleadas en la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo en la Vía Campesina (CLOC-VC). Dos días de intercambios y debates que finalizaron con la realización de la declaración colectiva que se llevará al VI Congreso Continental de la CLOC que comenzó ayer.

genviaMás de trescientas mujeres campesinas del continente se encontraron los pasados 12 y 13 de abril en Ezeiza para realizar la la quinta Asamblea Continental de Mujeres nucleadas en la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo en la Vía Campesina (CLOC-VC). Allí, bajo la consigna “Sin feminismo, no hay socialismo” continuaron con el desafío que hace veinte años vienen caminando. “Seguir construyendo juntas un feminismo campesino y popular como se realiza en cada una de las regiones”, manifestaron en la asamblea.

La lucha contra la violencia hacia las mujeres constituye un eje clave del movimiento organizado. Asimismo, actualmente tanto la lucha por la emancipación de las mujeres como la organización y participación en los espacios de toma de decisiones políticas es considerado prioridad y crucial por lo que se debe implantar en la práctica con urgencia, se expresó en el documento previo al Congreso Continental. En ese contexto, la paridad de participación entre varones y mujeres fue una consigna para la realización del evento.

La intensa jornada contó con distintas instancias en las cuales se pusieron en común las experiencias realizadas en cada región desde la particularidad de cada territorio como así también la realización de una proyección de futuras acciones políticas para las mujeres de la CLOC-VC.

En ese marco, el domingo se realizó una mesa de análisis de coyuntura desde el cual se pudo dimensionar geopolíticamente el accionar de la CLOC en cada subregión del continente. A partir del panorama realizado, las trabajadoras rurales se propusieron visualizar y conceptualizar al capitalismo patriarcal que tiene como fin la opresión de las mujeres para la reproducción de un sistema desigual.

A su vez, se realizó una mística donde se puso en común el trabajo realizado bajo la campaña continental “Basta de violencia hacia las mujeres del campo”. Una de las finalidades de la asamblea fue fortalecer dicha campaña, por un lado porque “no sólo es responsabilidad de las mujeres” sino que “es de todas las organizaciones”. Y por otro lado, se debe llevar como bandera “hacia afuera” y ponerla en práctica hacia “adentro de las mismas organizaciones”, expresaron las mujeres de la CLOC.

Feminismo campesino y popular

Durante el segundo día de la Asamblea, se llevó a cabo la división en regiones del continente establecidas en el Primer Congreso Latinoamericano: Andina, Caribe, Cono Sur, Centro América, Norteamérica. Con esa propuesta metodológica de trabajo, cada comisión trabajó las particularidades de su territorio para luego ponerlas en común entre todas las participantes.

Como parte de la dinámica de las organizaciones campesinas, la larga e intensa jornada fue intervenida continuamente con cantos y místicas que despabilaban a las presentes. Allí se escuchaba celebrar “la lucha del pueblo nunca descansa” mientras agitaban sus puños y banderas.

Por la tarde del lunes, cada región compartió su propuesta a la asamblea. Con muchos puntos en común, desde diversas partes del continente manifestaron la necesidad de articular la lucha de las mujeres a la lucha general de la coordinadora la cual no siempre es contemplada o suele ser menospreciada. A su vez, expresaron que los días de lucha en la Agenda de las Mujeres deben comenzar a ser parte constitutiva de la lucha campesina como instancia de encuentro y divulgación, sin que recaiga solamente en las mujeres que le ponen el cuerpo.

Otro punto en común en las propuestas de acción de las regiones se centró en el fortalecimiento de la formación política en las bases donde ampliar el concepto de feminismo a través de mayor participación y discusión entre las mujeres todas.

Contra toda forma de opresión

La asamblea concluyó con la lectura de la declaración realizada luego de la presentación de las distintas propuestas que compartió cada región. En ella, reafirmaron su compromiso de “seguir luchando por cambiar el sistema capitalista patriarcal que prioriza los intereses del mercado y la dominación por sobre los derechos y bienestar de las personas, la naturaleza y la madre tierra”. El acta será entregada al VI Congreso Continental de la CLOC-VC en su conjunto que comienza hoy y concluye el viernes 17 de abril, día de la Lucha Campesina con una marcha por el centro de la ciudad.

“Actualmente somos quienes producimos la mayor parte de los alimentos, a pesar de la usurpación de la tierra y el agua y de las múltiples políticas que nos discriminan y atacan persistentemente”, insistieron en la declaración. A continuación, se puso en evidencia que “el patriarcado es un sistema de opresión que fue incorporado estructuralmente por el capitalismo, porque le permite mantener y reforzar relaciones de poder que nos impacta de manera más frontal a las mujeres. Somos las mujeres las que sentimos el peso múltiple de la subordinación: la discriminación de género, la explotación de clase, el racismo y el sexismo”, sostuvieron las campesinas de nuestramérica en la lectura de la declaración final de su quinta asamblea.

En ese contexto, pidieron: “Debemos sumar a todas las fuerzas de nuestras organizaciones y unir nuestra lucha con la de otros movimientos para avanzar en esta tarea que exige profundos compromisos éticos, personales, colectivos y organizacionales”. Así es que visualizaron la lucha como un amplio abanico “contra la violencia domestica, sexual, laboral, cultural e institucional” ya que “la lucha contra la violencia hacia las mujeres en esa amplitud es la lucha por el derecho a la plena participación, a la autonomía y a la toma de decisiones”.

“El feminismo hizo aportes importantes a la lucha por la liberación de las mujeres y que existen múltiples corrientes de miradas feministas”, expresaron luego de las diversas tensiones que atravesó esta temática en las jornadas de discusión. Por ello, se afirmó: “Nosotras apostamos por una nueva construcción política que se expresa en un feminismo campesino y popular, que se alimente de las luchas de las compañeras campesinas, de las hermanas indígenas y afrodescendientes y le permita una mutua alimentación de las diversas cosmovisiones que representamos”.

Para finalizar, la Asamblea de Mujeres de la CLOC-VC manifestó que seguirá “luchando por los cambios estructurales, por una reforma agraria y popular”. Ya que “la lucha es contra el capitalismo, el imperialismo y el patriarcado y sus múltiples formas de opresión: el tratado de libre comercio, el agro-negocio, la megamineria, la guerra sin fin, la tecnología al servicio del capital, la destrucción de los derechos sociales, la prostitución y el tráfico de drogas.”

En ese marco, rechazaron “las amenazas imperialistas contra los pueblos de Cuba y Venezuela”. Y enfatizaron: “Saludamos la apertura de diálogo entre Cuba y Estados Unidos pero no dejaremos de estar alertas de las amenazas que persisten”. El aplauso final llegó luego de que concluyeron: “El feminismo y el socialismo son parte de nuestro horizonte estratégico. Así el feminismo que construimos está fuertemente ligado a los procesos políticos de los pueblos. Y sin feminismo no hay socialismo”.