El Gobierno permitirá presentar estudios de base 0 previo a adjudicar áreas. Promete apurar dictámenes sectoriales. Lo aplicarán en 6 yacimientos, cuyos pliegos se venden desde ayer.

petroleoSi bien hay en marcha un par de pruebas piloto, el mecanismo se estrenará a pleno con la nueva ronda licitatoria de 6 áreas petroleras marginales que se lanzó en diciembre.

Consiste en algunos cambios en el proceso de aprobación de la DIA (Declaración de Impacto Ambiental) mediante los cuales el Ministerio de Energía busca facilitar los trámites pre-adjudicación, y de ese modo que los plazos de las empresas concesionarias para comenzar a invertir en exploración y explotación, que hoy pueden llegar a 2  años o más, no superen los 6 a 8 meses.

Desde ayer y hasta fines de febrero están en venta los pliegos de bases y condiciones por la nueva ronda en donde el Gobierno, a través de Emesa (Empresa Mendocina de Energía S.A), tiene cifradas esperanzas para que con las nuevas “facilidades” repunten aún más las inversiones. Según cálculos oficiales $ 6.000 millones se volcaron en nuevas perforaciones durante 2014.

“No hay forma de revertir la caída de la producción sin inversiones. En los últimos tres meses del año empezó a cambiar el estado de las cosas, y el dato es que cerramos 2014 con el doble de inversiones que hace dos años, en exploración y explotación. Esperamos seguir en el mismo sendero”, señaló el ministro de Energía, Marcos Zandomeni.

Según el funcionario, hay un aporte del Estado para que “con su expertise, las empresas puedan presentar todos los papeles y se pueda avanzar rápidamente.Una de las grandes limitaciones para invertir han sido siempre las demoras, no solamente del Estado sino también de los privados que juegan con esos tiempos”.

Así, el propósito admitido por Zandomeni es que las áreas a concesionar con la nueva ronda licitatoria “entre en producción durante este año”.

En qué consisten los cambios

En líneas generales, Emesa da luz verde a las empresas que presentan ofertas para arrancar con los trámites de rigor antes de la adjudicación del área.

El punto de partida es la presentación del llamado estudio de base 0, una especie de “foto” del yacimiento con el cual empezarían a acortarse los tiempos de aprobación entre la MIA (Manifestación de Impacto Ambiental) y la respectiva DIA (Declaración de Impacto Ambiental), condición sine-qua-non para el permiso de exploración.

Más específicamente, un objetivo es anticiparse y “aprovechar” los 60 a 90 días que habitualmente transcurren entre la presentación de la oferta económica y la adjudicación. Pero, ¿hay un criterio de selección?

“Se trabaja sobre ofertas que califiquen el sobre A (propuesta técnica y antecedentes). Para entonces deberían estar pre-cotizados los estudios de base 0. Una vez presentada la MIA, el Estado se encarga de que se llegue a buen puerto “apurando” dictámenes sectoriales, puntualizó Alejandro Neme, presidente de Emesa, titular de los activos .

Los sectoriales son los que habitualmente deben emitir organismos y entes involucrados con el medio ambiente y recursos naturales (Dirección de Protección Ambiental, Ianigla, Departamento General de Irrigación, entre otros), base de la DIA. 

Así un directivo de una empresa consultada deslizó en off the record que “aunque el ministerio puede bajar una orden, no puede hacerlo con Irrigación, que en algún momento ha sido un cuello de botella. Así en muchos casos un permiso lleva demasiado tiempo”.

Una cuestión clave, de acuerdo a Neme, es que cambia el acto inicial para la vigencia del permiso. Hasta ahora, una resolución disponía que el plazo arrancaba con la obtención de la DIA; en adelante, empieza a regir con la firma del contrato.

Antecedentes y reacciones 

“Todo implica una vigilancia del proceso de modo tal que desde la firma de contrato no pasen más de 6 a 8 meses. Actualmente, hay permisos que llevan más de 2 años”, completó Neme.

A criterio del abogado Daniel Lago, representante de PCR (Petroquímica Comodoro Rivadavia), “eliminar burocracia y acortar plazos está muy bien, siempre que sea en función de un desarrollo sustentable. Pero sin dudas anticipar el estudio de base 0, delimitando el punto de partida, resulta muy positivo”.

Con todo, no será la primera vez que un Gobierno intente agilizar el proceso de aprobación de proyectos hidrocarburo. En 1994, el decreto 2109 de la Dirección de Control Ambiental introdujo la figura del “aviso de proyecto” para exceptuar la Evaluación de Impacto Ambiental para exploraciones petroleras.

Bastaba indicar la inversión prevista y el consumo de energía y agua, y justificar el pedido de eximición. “Fue un atajo e implica un antecedente. Hoy, en vez de modificar la norma, hay que mejorar el procedimiento.

 En cuanto a los tiempos de los dictámenes, la diferencia no es sustancial; hay cuatro copias del mismo expediente para cada ente, lo cual ya implica una mejora. Pero no es posible un trámite express como quiere el Gobierno”, advirtió Eduardo Sosa, de de la organización ambientalista Oikos.

 Cayó el valor e impactó en la bolsa

Las acciones líderes en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires sufrieron un derrumbe ayer del 6,26 por ciento, debido a los temores mundiales por la crisis política en Grecia que profundizó la baja del Euro y la caída del precio internacional del petróleo.

En el ámbito internacional, el petróleo sufrió una nueva caída y llegó a negociarse a U$S 49,90 por barril para cerrar en U$S 50,04, mientras que el Euro continuó en pendiente y se contrajo a 1,1940 dólares. 

La caída del Euro colocó a la moneda comunitaria en el nivel más bajo de los últimos cuatro años, en medio de rumores de aumento de la oferta monetaria por parte del Banco Central Europeo.