IMG-20141103-WA005-620x340Con la presencia de Adolfo Pérez Esquivel comenzó el XIII Encuentro de “Jóvenes y memoria, recordamos para el futuro”, que desde el año 2002 realiza la Comisión por la Memoria de la provincia de Buenos Aires (CPM). Desde el 1º hasta el 15 de noviembre, más de 12 mil jóvenes de distintas localidades de la Provincia y del país se reunirán en el complejo turístico de Chapadmalal para reflexionar y debatir sobre las problemáticas vinculadas a los derechos humanos.

Durante la apertura, Pérez Esquivel, presidente de la CPM, expresó: “Los medios de comunicación muchas veces hablan de los jóvenes y dicen que hacen barbaridades, pero esto que está pasando acá, la forma en que ustedes crean, construyen, piensan, y aportan a una nueva dimensión del pensamiento, no lo publican los medios, lo silencian”.

“Hay muchos dirigentes políticos que quieren bajar la edad de imputabilidad. ¿Alguno de ellos le preguntó a un chico que vive en la calle cuál es su seguridad?”, sostuvo Pérez Esquivel, y agregó: “Por eso es muy importante lo que ustedes hacen por la memoria, porque la memoria no es para quedarse en el pasado, sino que nos ilumina el presente que es donde se construye la vida y ustedes son hacedores de vida. Nosotros le tenemos que pasar la posta a ustedes, del compromiso por esta patria grande que es el sueño de todos lo que la hicieron posible”, les dijo a los jóvenes.

En la apertura, Sandra Raggio, directora general de áreas de la CPM, señaló que “este es un espacio plural donde disentimos y nos permitimos disentir pero siempre con un piso común: los derechos humanos” y agregó que “acá no competimos, acá colaboramos; acá no hay ningún pibe peligroso, acá nos cuidamos entre todos”. Asimismo, Raggio sostuvo que “si miramos los proyectos de investigación que presenta cada equipo tendríamos la agenda política de un plan de gobierno”.

Los jóvenes que participan del encuentro trabajaron durante todo el año 2014 en proyectos de investigación sobre la situación de los derechos humanos en sus ciudades, pueblos, barrios, y escuelas.Este año se presentaron cerca de mil proyectos, que en los próximos días serán historias contadas desde una perspectiva joven.

Una agenda amplia de temas vinculados con las vivencias diarias de los jóvenes compone el mapa de relatos que se exponen a lo largo del encuentro. Violencias, políticas, economía e identidades, son las grandes áreas en las que cada proyecto aporta su historia particular, esa que se hace en el barrio con los vecinos.

Durante la presentación también habló Fabián Domínguez, docente de la ESBº 24 y la EST Nº 3 de Pilar, quien expresó que “esta es una experiencia única en la provincia de Buenos Aires, en Argentina y en América Latina donde los chicos se juntan a pensar y esto genera mucho miedo en algunos adultos”. Además, hablaron los estudiantes de la EEM Nº3 de Hudson quienes dieron la bienvenida a las escuelas que participan del programa.

Diálogo entre docentes

“Siempre hay que empezar preguntando qué le preocupa al otro para saber de qué hablar”, así comenzó Adolfo Pérez Esquivel el conversatorio que mantuvo con más de 300 docentes de escuelas secundarias y coordinadores de organizaciones sociales y políticas.

Ante la interpelación, surgieron preguntas sobre la violencia institucional, el crecimiento exponencial de víctimas de gatillo fácil, los desafíos de la educación escolar y las perspectivas a futuro para América Latina.

Pérez Esquivel, sostuvo que “lo más preocupante es el monocultivo de las mentes donde se pierden los valores, las identidades, las pertenencias; nos está haciendo perder quiénes somos” y ante esto propuso: “Los docentes tenemos la responsabilidad de generar conciencia crítica y valores. Porque si no hacemos esto es porque nos han dominado, nos han colonizado. El pueblo es el educador y la educación debe generar conciencia para la libertad. Sin libertad no podemos amar. Y sin amor el mundo pierde sentido”.

Por último, el presidente de la CPM señaló: “Todos somos distintos pero todos y todas tenemos los mismos derechos. Cuando valoro el derecho de los demás, valoro mis propios derechos. Hay que desarrollar la cultura del diálogo en la diversidad. Siempre está la esperanza, es la energía para ponernos en marcha en la vida”.