14 Un grupo de trabajadores del Sindicato de Petroleros Privados de Santa Cruz, liderados por el secretario general, Claudio Vidal, y el secretario adjunto Rubén Uribe, encabezaron un escrache al abogado Cristian Karanicolas por haber participado de los “negociados” de la anterior gestión.

 La columna de manifestantes, que permaneció por unos minutos frente a la oficina del letrado repudiado, luego se encaminó cien metros hacia el edificio de la Clínica Materno Infantil, la cual fue concesionada a la familia Zilberberg, propietaria también de Clínica Cruz del Sur.

 Vidal denunciò que Karanicolas “es el mismo abogado que es dueño de la empresa encargada de cobrar la cuota sindical del gremio”, “y es el mismo que representa al señor Zilberberg, quien es otro que se dedicó a mandarme cartas documentos”.

 “¡Estos chupasangres no se van a seguir llenando los bolsillos con la plata de ustedes, compañeros!”, exclamó Vidal dirigiéndose a los cerca de trescientos petroleros que engrosaron la columna.

 Vidal denunció que el sindicato tiene “tremenda estructura” de la cual “sòlo se está beneficiando esta familia Zilberberg”, que es dueña además de la Clínica Cruz del Sur.

 La actual Comisión Directiva del Sindicato quiere “recuperar” ese edificio para que sea “administrada por los trabajadores”, y el líder del sindicato quiere que “la Justicia actúe”.

 Asimismo, exigió a la clase política de Santa Cruz que acompañen este reclamo “para que devuelvan la estructura al gremio, y lo mismo le pidió a las cámaras empresariales para que “ejerzan presión”.

21 “Tienen que entender Karanicolas, la Federación y el señor Zilberberg que se terminó la corrupción”, recalcó.

 La marcha de los petroleros se inició en el propio sindicato, en Güemes y Lavalle, y de allí recorrieron el sector céntrico con bombos, vistiendo los delegados los chalecos oscuros del gremio, hasta el edificio de Karanicolas y después al edificio de la Clínica. 

  Después habló Rubén Uribe, el secretario adjunto, denunciando a Karanicolas de haber creado la empresa que se encarga de cobrar la cuota sindical a los cerca de ocho mil afiliados. “(Juan) Barrientos con el Perro Méndez y Karanicolas hicieron una cosa como para que ellos manejen a nuestro sindicato con el aporte de todos los trabajadores”, denunció.