Paraguay: Realizarán distintas actividades preparatorias de cara a la huelga.

estudiantesparaguayosFederico Enciso, de la Federación Nacional de Estudiantes Secundarios (FENAES), informó que el gremio estudiantil se suma a la huelga general del 26 de marzo, que es convocada por las centrales sindicales en rechazo a las políticas privatistas y represivas del gobierno de Horacio Cartes.

En diálogo con el Centro de Producción Radiofónica “Ñane Ñe’ê – Beto Centurión”, Enciso se refirió específicamente a la ley de Alianza Público-Privada (APP) que, además de ser inconstitucional, pone en peligro el derecho a la educación, ya que crea el marco para concesionar todos los bienes, recursos y servicios públicos. Además de sumarse a la jornada de movilización nacional, indicó que realizarán varias acciones al inicio de las clases para difundir las reivindicaciones de la huelga.

Recordó que en el periodo en que la ley estaba siendo impulsada el gremio de estudiantes secundarios tomó postura en contra tomando parte de la gran movilización nacional que se realizó el 28 de octubre cuando el proyecto fue tratado y aprobado en la Cámara de Diputados. Añadió que el gremio de estudiantes rechaza no solo esta ley, sino todo el modelo económico que quiere implantar el gobierno y su paquete represivo con las modificaciones a la Ley de Defensa Nacional y Seguridad Interna.

“Rechazamos esa ley y entonces nosotros hemos decidido esta semana acompañar la huelga general del 26 de marzo. Vamos a hacer ese día una gran movilización estudiantil a nivel nacional”, enfatizó.

Argumentó que las tres principales leyes del gobierno de Cartes (Defensa Nacional y Seguridad Interna, responsabilidad fiscal y APP) son inconstitucionales, ya que quita atribuciones del Congreso para cederlas al Ejecutivo al tiempo de sacar de competencia al Poder Judicial paraguayo en caso de controversias para quedar a merced de los arbitrajes, donde las multinacionales tienen una victoria asegurada. “Paraguay tiene todo para perder con esta ley”, remató.

Cuestionó, asimismo, que no se hayan realizado audiencias públicas para consultar a distintos sectores de la ciudadanía y consensuar propuestas en torno al modelo de desarrollo y convivencia del país.

Por último, observó que existen recursos y posibles vías de financiación para mejorar los servicios públicos como el impuesto a la soja, al tabaco y los royalties de las binacionales, que hasta ahora han sido manejados con poca transparencia.