cta-12-3-2
La Central de Trabajadores de la Argentina manifiesta, a través de un comunicado, su preocupación ante la falta de reacción del gobierno frente al grave cuadro social que vive el país. La emergencia que marcan los levantamientos policiales en varias provincias, deja al descubierto que debajo del relato oficial son las fuerzas de la represión las que en última instancia, tienen encomendado “responder” a las justas demandas del pueblo trabajador.

En adelante reproducimos el comunicado firmado por Pablo Micheli, Secretario General y Ricardo Peidro, Secretario Adjunto:

“La carencia de reflejos del gobierno, fue manifestada por el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich quien se negó rotundamente al pago de una cifra extra de fin de año o la reducción del impuesto a las ganancias y en cambio, denunció un plan de desestabilización, tratando una vez más de ocultar el país real: sueldos que no alcanzan, el narcotráfico creciendo ante la inacción o complicidad del Estado, falta de política para detener la inflación. El cuadro evidencia un autismo que amenaza con tornarse socialmente explosivo.

“La situación no tiene retorno. Solo desde la hipocresía se puede alegar que se saldrá de la crisis pagándole un sueldo justo a la policía para que reprima al resto de los trabajadores que quieren el mismo tratamiento.

“Desde la CTA convocamos al resto de las centrales obreras y a todos los sectores populares a un paro nacional que obligue al gobierno a llamar a una mesa de diálogo sin exclusiones.

“Al tiempo reiteramos, las demandas del paro del 20 de noviembre pasado, cuando ya denunciábamos la emergencia social, que hoy se torna irrebatible.

“82% móvil para los jubilados y devolución de lo adeudado.

“Un bono de fin de año de 2 mil pesos y reapertura de paritarias para todos los trabajadores.

“Un salario mínimo, vital y móvil de 8 mil pesos.

“Recomposición salarial para todos lo trabajadores, estables, precarizados, planes sociales, becarios y jubilados. que permita hacer frente a este proceso inflacionario de suba de precios en alimentos de primera necesidad.

“Erradicación de la precarización laboral en todas las formas de empleo.

“La universalización de las asignaciones familiares, porque no es justo que los trabajadores, todavía tengamos hijos de primera, se segunda y de tercera categoría”.