581797_489714787767800_1531378803_nEl martes 5 de noviembre, organizaciones populares -entre ellas el Capítulo Argentino de la Articulación de Movimientos Sociales hacia el ALBA- se movilizaron a la Cancillería, a ocho años de la primera derrota del ALCA. Allí, las organizaciones entregaron un petitorio que solicitan el ingreso de Argentina al bloque bolivariano.

Las organizaciones se concentraron en la Torre de los Ingleses, frente a la estación Retiro. Desde allí, se movilizaron hasta el Palacio San Martín, edificio de Cancillería, donde presentaron un petitorio con cuatro puntos básicos.

En primer lugar, el rechazo contundente al proyecto del ALCA, alertando que la Alianza del Pacífico -conformada por Chile, Colombia, Perú y México- es la nueva punta de lanza del gobierno de Estados Unidos para llevar adelante sus intereses en la región.

En segundo lugar, afirma la importancia del ALBA como bloque en la región a favor de la soberanía de los pueblos y naciones latinoamericanas. Por ello, Argentina debe formar parte y consolidar el ALBA, según manifiesta el petitorio, como proyecto de la Patria Grande. En este sentido, los puntos 3 y 4 del documento mencionan casos específicos en los que la soberanía del país austral se ve vulnerada frente a los intereses geopolíticos, económicos y culturales de naciones extranjeras y organismos multinacionales de financiamiento.

El punto 3 se centra en la usurpación territorial y militarización del territorio del Mar Argentino y las Islas Malvinas por parte de Inglaterra y la OTAN. Para ello, proponen denunciar a este país en todos los organismos internacionales, como así también afectando los intereses económicos que ese país mantiene en territorio continental argentino.

El cuarto y último punto exige la renuncia de la Argentina al CIADI, que es “el tribunal del Banco Mundial para dirimir los conflictos comerciales entre países y empresas extranjeras y romper los 55 Tratados Bilaterales de Inversión (TBI) que es la entrega de soberanía judicial a tribunales internacionales”. En esta línea, rechazan el acuerdo que el gobierno argentino realizó con cinco empresas extranjeras -la norteamericana Azurix; la francesa Vivendi; CMS Gas Transmission Company; Eléctrica Transener y Continental Casualty Company- por decisión de este tribunal internacional, vinculado a los intereses de las corporaciones y el capital trasnacional.

“Nuestros bienes comunes y nuestras materia primas son del Estado y del Pueblo y no de los capitales extranjeros”, expresaron, señalando que “no puede haber intereses privados de un particular o de un grupo económico sobre los intereses de una comunidad”, en referencia a Monsanto, Chevron, Barrick Gold, Cargill, Ford, Fiat, Telefónica y otras transnacionales que operan en el país.

Asimismo, denuncian los abusos de poder que se están cometiendo contra el pueblo en Paraguay y exigen que se investigue desde organismos continentales como la CELAC y la UNASUR.

Las organizaciones anunciaron que la Campaña continuará con nuevas movilizaciones y actividades: “Nos sentimos mujeres y hombres de la Patria Grande Latinoamérica convencidos y convencidas de las tareas a realizar para avanzar en el camino de la Liberación Nacional, el Cambio Social y la Unidad de la Patria Grande Latinoamericana”.