image_preview (2)Entre las ropas recuperadas de las momias están pantalones de lana, mantos tejidos, abrigos de tejidos, bufandas de seda y coloridas botas de piel de oveja que revelan la delicada artesanía de aquellos remotos tiempos.

Arqueólogos chinos han comenzado una delicada labor de desnudar a cuatro momias de dos mil 200 años, para evitar que los ropajes se desintegren con los cuerpos.

Los científicos, que llevan a cabo esta labor en la norteña región de Urumqi, indicaron que al parecer se trata de una familia enterrada en conjunto, un hombre con sus dos esposas e hijos.

Entre las ropas recuperadas están pantalones de lana, mantos tejidos, abrigos de tejidos, bufandas de seda y coloridas botas de piel de oveja que revelan la delicada artesanía de aquellos remotos tiempos.

Xu Dongliang, de la Academia Turfanica, dijo que debajo del abrigo, el hombre llevaba un cinturón de piel rojo y castaño decorado con seda verde, mientras las mujeres vestían capotes de lana con chalinas de seda.

Además, lucían piedras de ágata, que se cree pertenecían a un collar o a accesorios que llevaban en la cintura, agregó.

Estos hallazgos prueban que las prendas pertenecían a una familia de aristócratas de la Dinastía Han Occidental, de dos mil 200 a dos mil 500 de antigüedad, revelaron las investigaciones.

Según los expertos, fue difícil separar las ropas de momias afectadas por miles de años de inundaciones y aludes.

Este curioso desvestido de las momias comenzó el pasado 20 de noviembre.

Las prendas pertenecían a una familia de aristócratas de la Dinastía Han Occidental.

(Foto: karmapanda.com)